Vecinos de Pilar se unen para intentar “salvar” al río Luján

La iniciativa partió desde Facebook y se convirtió en un proyecto que busca la adhesión de empresas e instituciones. Insistirán en controlar el vuelco de efluentes a la altura del Parque.

martes, 7 de febrero de 2012 · 00:00

 

Contra la contaminación. El río Luján atrae la mirada de vecinos y funcionarios.

 

Con el objetivo de lograr un cambio en la situación actual del río Luján en toda su extensión, haciendo hincapié en el vuelco de efluentes contaminantes por parte de las empresas del Parque Industrial Pilar, un grupo de vecinos ha ideado “Salvemos al río Luján”, proyecto nacido desde la preocupación, y que partió desde el sitio de Facebook que lleva el mismo nombre.

“La idea es formar un grupo que lleve adelante actividades tales como charlas, jornadas ambientales, proyectos, y otras”, expresaron los miembros a El Diario, buscando la atención de cámaras empresarias de industriales y desarrolladores urbanos, gobiernos locales, comité asesor del Comité de Cuenca, grupos de la sociedad civil, Autoridad del Agua, Instituto Nacional del Agua y demás entidades relacionadas.

En el grupo indican que, según publicaciones especializadas, “a partir de la ciudad de Pilar, el río recibe desechos industriales variados, tanto en su cauce principal directamente como a través de sus afluentes”.

En este sentido, en el libro “Ambiente Sustentable” (A. Sánchez Caro y Fernando R. Momo, 2010), “se establece el ‘estado ecológico’ del río desde su nacimiento hasta su desembocadura: la mayor y más grave contaminación se produce por el vuelco de efluentes industriales en la zona de Pilar. Desde hace décadas, se llevan a cabo diversas acciones y planes de saneamiento, con resultados dispares”.

En el proyecto “Salvemos…” expresan que “la falta de controles sistemáticos generaron en los contaminadores la percepción de que todo está permitido, y en el gobierno y los actores de la sociedad civil, la idea de que el problema es inabarcable, y por lo tanto, sin solución posible”. Sin embargo, señalaron que “las fuentes consultadas coinciden en señalar como responsables de los contaminantes vertidos a 2 ó 3 empresas del Parque Industrial Pilar”.

Los vecinos expresan que “el problema es que el río Luján está contaminado. Pero es recuperable: en caso de que se disminuya la carga de contaminantes que recibe, podría mejorar su estado general con la posibilidad de recuperar su utilidad como recurso natural y fuente de recreación”.

 

Principios

El enfoque utilizado será separar las empresas responsables con el Medio Ambiente y aquellas que no lo son. Sobre esto, la relación con el Parque Industrial ocupa un sitio fundamental: “En vez de visualizarlo como un ‘todo’ contaminante –explican-, la estrategia será verlo como un aliado, capaz de presionar sobre quienes contaminan”.

Para esto, uno de los puntos más importantes del proyecto es la elaboración de un documento que llevará por nombre “Principios del Río Luján”, similar a los Principios de Inversión Responsable del Global Compact de la UN, o como los Principios de Ecuador, “directrices elaboradas y asumidas de manera voluntaria por unos 30 bancos para la gestión de temas sociales y ambientales en relación con el financiamiento de proyectos de desarrollo”.

Así, se espera que estos “Principios” orienten el comportamiento de las empresas e instituciones de la cuenca, favoreciendo el saneamiento del río. “Representarán un incentivo para sostener comportamientos más responsables en cuanto al tratamiento de los efluentes, y elevarán el ‘costo’ de aquellas empresas que no lo suscriban, o que habiéndolo hecho, luego no lo cumplan”.

La redacción de dichos principios se espera sea realizada en conjunto con al menos dos instituciones: la Asociación Patrimonio Natural (encargada de la Reserva) y la Cámara de Empresarios del Parque Industrial Pilar (CEPIP).

Además, está contemplada la planificación de un ciclo de charlas mensuales, de abril a noviembre, dirigidas a empresas e instituciones, sobre la contaminación del río Luján, sus consecuencias y las posibles estrategias para enfrentarla; así como el armado mensual de jornadas ambientales.

En cualquier caso, afirman que “lo fundamental para el éxito de este modelo (y de cualquier otro), será la participación de los vecinos”.

 

Calificaciones

El informe de “Salvemos al río Luján” da indicaciones sobre resultados de diversos estudios realizados. Por ejemplo, califica el estado de los arroyos que desembocan en el río, entre ellos Las Flores (“Regular”), Carabassa (“Muy malo”) y Burgueño (“Bueno”).

A su vez, señala que el estado del río en su tramo entre Luján y Pilar es “Regular”; y que entre Pilar y Escobar es “Muy malo”.

Comentarios