Noviazgos violentos: “Mía o de nadie…”

domingo, 25 de noviembre de 2012 · 00:00


por Andrea J. Carpaneto*

La frase fue recientemente dicha por una mujer víctima de la violencia de género. Es la frase que repiten una y otra vez los hombres que ejercen el dominio y control sobre la mujer de la que creen ser propietarios. “Serás mía o de nadie”.
Ésta frase es un claro indicador de varias cuestiones: el hombre tiene un sentimiento de posesión sobre la mujer; él cree que la mujer no será nada sin él. Está convencido de que solo él la valorará, la comprenderá y es el “único” que la amará incondicionalmente. Pero esa frase además transmite miedo e intimida a la mujer. Es un equivalente a “sin mí, te morirás” o, lo que es lo mismo, “no sos nadie sin mí a tu lado”. Además, es una frase que implica la gravedad de la situación de violencia en la pareja, sea esta adulta o adolescente.
Un paso importante es registrar que estos dichos representan un alerta. El deseo de las adolescentes es que un varón las ame tanto que pareciera dar la vida por ellas. Es, por un lado, la idealización de cuentos como Blancanieves, la Cenicienta, donde el hombre llega para salvar a la mujer, para proveerle una vida más digna y mejor que la que tenía. El hombre allí es el salvador de la mujer encerrada en un laberinto del cual no podía salir. Y en su fase más extrema es también como Romeo y Julieta (o su versión popular más moderna, la película Titanic), en la que el hombre da su vida para salvar a su amada. Estas ficciones son tan encantadoras, que una joven adolescente queda prisionera de su amado, sin descubrir que esas historias, en la vida real, no pueden ser lo esperable para lograr un crecimiento saludable en un vínculo que los enriquezca a ambos. Al contrario, empobrece a los miembros de la pareja, envolviéndolos en un mundo idealizado imposible de alcanzar. El amor es posible en la adolescencia y real, pero en forma que ambos puedan tener sus espacios propios.
Y a propósito, un pequeño ejercicio para adolescentes varones: ¿Por qué razón, si pueden evolucionar a la velocidad de la tecnología, incorporando rápidamente complejos conocimientos, no pueden incorporar nuevas ideas, creencias, ideologías sobre la igualdad entre los varones y las mujeres? ¿Por qué creen que las mujeres no tienen los mismos derechos que los varones? ¿Por qué un varón debe tener permisos de libertades asignadas a su género y las chicas no?
Las creencias estereotipadas de los roles de género en nuestra sociedad patriarcal son complejas de modificar, pero no imposibles de poder empezar a cambiar. Reflexionar sobre las diferencias entre los géneros, empezar a verse chicos y chicas con los mismos derechos al disfrute, a las salidas, al trabajo y a la vida social es un posible comienzo.
Estas conversaciones los padres pueden introducir en las charlas familiares con sus hijos/as. Para que los adolescentes reflexionen y lo discutan entre ellos. Para que se respeten mutuamente y consideren a las chicas de su edad iguales en sus libertades y acciones.
Tal vez sea necesario redefinir la adolescencia en los tiempos actuales. Es preciso incorporar nuevos conceptos: la igualdad de los géneros, los tiempos en la era de  Internet, el acceso abierto a la información, las distintas formas de comunicación y también las diferentes formas de violencia. Que van desde las agresiones en Internet, el bullying en las escuelas, hasta las peleas callejeras y los noviazgos violentos.
Las chicas deben saber que los indicadores de violencia en el noviazgo adolescente son:
• que él no la deje salir con sus amigas;
• cuando insiste en saber con quién chatea ella en las redes sociales;
• cuando la acosa con preguntas sobre quiénes están en sus fotos o en sus sitios de la web;
• o simplemente cuando la interroga con tantos “porqués” que la hacen sentirse extenuada.
Los problemas empiezan a aparecer cuando a pesar de las  explicaciones que da la mujer, a él nada le alcanza y continúa con su acoso verbal y emocional. El varón suele terminar invadiendo todos los espacios de la mujer hasta dejarla en una situación de aislamiento social y familiar.
Éstos son algunos aspectos a tener en cuenta hacia la prevención de la violencia en el noviazgo, donde los adultos deben intervenir, porque los adolescentes solos no pueden salir de esta situación. 


*Psicóloga. UBA andreajcarpaneto@gmail.com

Comentarios