Cansados de que no los escuchen vecinos rompieron su calle

  Abrieron una zanja de un metro para evitar el paso de vehículos. Dicen que hace un año vienen pidiendo que cambien los caños. Hay aguas servidas y se inundan.

miércoles, 10 de agosto de 2011 · 00:00

 

La zanja abierta por los vecinos en la esquina de Tucumán e Yrigoyen.

 

 

Un grupo de vecinos de Presidente Derqui tomó una drástica determinación ante varios reclamos sin respuesta de reparación de su esquina: abrieron una zanja de un metro, sacaron los caños rotos y dejaron la tierra y el asfalto acumulados para evitar el paso de vehículos.

La insólita e inédita medida de fuerza fue aplicada por un grupo de personas que se domicilian sobre la calle Tucumán e Hipólito Yrigoyen, una intersección que está a escasos 100 metros de la ruta 234, y a otros 200 del ingreso a la ciudad.

En tanto, para evitar cualquier tipo de accidente con peatones o rodados, le colocaron unas fajas de advertencia. Según dijeron a El Diario, hace más de un año que vienen pidiendo una solución a la constante acumulación de aguas servidas porque los caños de desagüe que la cruzaban por debajo estaban todos rotos. “Con diferentes excusas siempre postergaban el arreglo y llegó un momento en que se transformó en un estanque infeccioso de seis metros de ancho por más de diez de largo”, dijo uno de los vecinos.

En paralelo, el delegado municipal Eduardo Mancini siempre tuvo presente el problema pero reconocía que era un trabajo que escapaba de su órbita. A su criterio, existe un serio problema con la circulación de las aguas y nada se soluciona cambiando los caños habida cuenta que es un trabajo que, para hacerse bien, debía ser supervisado por técnicos de la Secretaría de Obras Públicas. Efectivamente el problema es serio porque luego de la lluvia las aguas servidas se entremezclaze para luego estacionarse por numerosos días. “Cada vecino tiene una opinión distinta, yo hablé con varios de ellos, y lo concreto es que primero deben ser los técnicos de Obras Públicas los que determinen el problema y luego esa misma secretaría asumir el trabajo o decirme qué hacer puntualmente”, comentó Mancini.

Interrogado sobre si esa área municipal estaba al tanto del conflicto y si sería abordado para una solución definitiva, el funcionario agregó que “es una esquina importante, bien asfaltada y con mucha circulación de autos, no puede seguir cortada, ya informé todo y espero que entre mañana o pasado comiencen los trabajos”.

Ya en abril los mismos vecinos mostraron su descontento porque un chiquito que caminaba con su madre se cayó dentro de la zanja y cuando la mujer lo sacó tenía las piernitas “todas picadas y con una mezcla de barro, aguas podridas y hasta materia fecal, no tenía más de cinco añitos y hubiese sido un horror que cayera de cabeza”.  Por último otro vecino no descartó que todo esté relacionado con los condominios de departamentos que se levantaron en esa zona y que, al no haber cloacas, sus cámaras sépticas no den abasto y envíen una parte de aguas servidas por sus zanjas.

Como dijo el delegado, “opiniones hay muchas”. Mientras tanto esa importante esquina de acceso al barrio Monterrey sigue cortada. 

 

Comentarios