“Italianos” de Pilar de festejo y tras una viejo sueño

Conmemoraron el Día del Inmigrante Italiano junto al busto de Manuel Belgrano. Quieren reflotar la idea de abrir una escuela “trilingüe”.
sábado, 4 de junio de 2011 · 00:00

 

Discurso. El presidente de Italiana, Atilio Beltramo, encabezó el acto.

 

En el mediodía de ayer los integrantes de la Comisión Directiva de la Asociación Italiana de Socorros Mutuos de Pilar, colocaron una ofrenda floral junto al busto de Manuel Belgrano, en conmemoración del Día del Inmigrante Italiano.

Allí su presidente, Atilio Beltramo, contó la historia de la elección de ese día, luego de que se entonaran, a capella, los himnos de la Argentina y de Italia.

Además de dirigentes y socios de la entidad, se hicieron presentes autoridades municipales, alumnos de distintos colegios y representantes de las actividades deportivas de la asociación.

Tras el acto, el presidente de la entidad, asumido hace un mes en reemplazo de Norberto Oliva, aseguró que están trabajando fuertemente en varios proyectos. En ese sentido señaló: “el sueño que tenemos es el que venimos persiguiendo desde hace un tiempo y es tener nuestra escuela en la sede”.

El presidente de la Italiana explicó que el proyecto es ambicioso, pero aseguró que ya hay parte de la estructura montada, aunque reconoció que no hubo ningún contacto con el Ministerio de Educación. “Nuestra idea es poder tener una escuela trilingüe (castellano, italiano e inglés)”, remarcó el dirigente.

 

Conmemoración

Mediante Ley Nacional Nº 24561, se estableció el 3 de Junio, fecha del natalicio de Manuel Belgrano, como día del Inmigrante Italiano, en homenaje al gran prócer nacional que tenía sus raíces de origen italiano. Su padre, Doménico Belgrano había nacido en Oneglia (Génova).

Los inmigrantes más numerosos en la Argentina fueron los de Italia, a partir de la sanción de la Constitución Argentina en 1853. Según cuenta la historia, el pueblo italiano sintió que las puertas de este país estaban abiertas de par en par a sus sueños y aspiraciones.

Así, arribaron a estas tierras comerciantes, industriales, técnicos, operarios y hasta algunos artistas, pero la mayoría de los recién llegados fueron agricultores que trajeron la cultura del duro trabajo campesino.

Su presencia colmó los campos argentinos y se convirtieron en los pilares fundamentales del progreso del país, sobre todo en la primera mitad del siglo XX.

Su primer destino fue Capital Federal y el, por entonces en formación, gran Buenos Aires. Así fue que La Boca del Riachuelo, se convirtió en un símbolo de esa nacionalidad a tal punto que, en una oportunidad propusieron crear una república independiente en ese barrio porteño.

Comentarios