Los ambientalistas, contra la poda de árboles

Once ejemplares históricos de Gonkgo Biloba agonizan en la Plaza 12 de Octubre. Desde la Asociación Patrimonio Natural indicaron que “los árboles no se podan”. Y aconsejan plantar lo adecuado para cada lugar.
lunes, 28 de noviembre de 2011 · 00:00

En su edición del domingo, El Diario publicó un informe acerca del mal estado en que se encuentran once ejemplares de Ginkgo Biloba, árboles enfermos luego de una poda sistemática. Consultada sobre el tema, una de las integrantes de la Asociación Patrimonio Natural, Graciela Capodoglio, confirmó el error de quienes llevaron a cabo las acciones y sentenció: “Los árboles no se podan”.

Capodoglio, una de las encargadas de la Reserva Natural del distrito, señaló que “el problema está cuando se tiene el fanatismo de podar, los árboles no necesitan ser podados. Hay que tener la tener la picardía de poner la planta del tamaño que corresponde, y no podarla. En la naturaleza, los árboles no se podan”.

“Desconozco el caso de los Ginkgo –reconoció-, pero no es un árbol para andar toqueteándolo, es un placer que tengamos una plaza rodeada de Ginkgos Bilobas, un privilegio, creo que somos una de las únicas plazas de país. No es un árbol cualquiera, es el símbolo de la paz. Entonces, cuidémoslos, y una manera de cuidarlos es no podarlos”.

Además, añoró las épocas “en las que estaba Eduardo Olleac como director de Espacios Verdes, que había dado unos cursos de poda muy buenos y estaban dentro de todo haciendo una buena poda. Olleac era realmente muy capaz”.

No obstante, la mujer indicó que “el segundo problema es que se plantan árboles que no son de esta zona, salvando el caso del Ginkgo Biloba, que es un fósil viviente; pero los otros árboles se enferman porque son podados, y además porque no son de acá”.

Capodoglio señaló como ejemplos negativos “a un fresno o un jacarandá, que no tienen tamaño para una vereda, entonces con frecuencia los podan y se enferman. El problema es haber puesto un árbol inadecuado en el lugar inadecuado…”. Y recordó que “hay una ley nacional de arbolado público que aclara perfectamente que no se pueden plantar exóticos, pero no se cumple”.

En las veredas de Pilar, los ambientalistas “aconsejamos plantar Curupí, que es una planta ideal para las veredas, ya que pierde la hoja, no levantaría las raíces, da muy buena sombra, no se enferma y no hay que podarla. En la puerta de mi casa tengo nativas y andan muy bien, jamás las tuve que podar”.

Además, como excepción mencionó a “la acacia de Constantinopla, que a pesar de ser exótica tiene un tamaño y una proporción que no hace falta podarla, entonces es mucho más sana”. Y agregó: “No hay que podar a los árboles. Si quiero un árbol chico, no puedo plantar un árbol grande y después podarlo…”.

Comentarios