Preocupación en Rivera Villate por la instalación de una antena celular

Los vecinos rechazan que se coloque la torre de telecomunicaciones. Aseguran que temen por su salud. Está ubicada a 200 metros de una escuela. Desde el Municipio señalan que no estaría autorizada.

martes, 22 de noviembre de 2011 · 00:00

 

La base está. La foto tomada por los vecinos muestra el trabajo ya realizado.

 

Vecinos del barrio Rivera Villate de Presidente Derqui se mostraron preocupados ante la colocación de una antena de telecomunicaciones en el vecindario.

La inquietud máxima de los frentistas es el daño que, remarcan, el aparato puede provocar sobre la salud de la población. Una incógnita que se sostiene en el tiempo y ni siquiera la Organización Mundial de la Salud (OMS) pudo develar.

En tanto, los propios vecinos aseguran que desde la Secretaría de Salud Ambiental del Municipio hicieron caso omiso a sus denuncias. Incluso aseguran haber entregado una carta en manos del responsable, Jorge del Río, solicitando que tome cartas en el asunto. Pero según sus dichos, el pedido no habría prosperado.

Desde Obras Particulares y el Honorable Concejo Deliberante (HCD), en tanto, aseguran que la instalación de esa antena no estaría autorizada.

“Estuve en Inspección General, donde me dijeron que estaría el expediente y tampoco hay nada”, aseguró uno de los frentistas, Ariel Almazán, que aseguró que su casa linda con el terreno donde se levanta la antena.

El terreno de diez metros por veinte, en el cual aseguran, desde hace tres semanas, trabajan seis hombres para alzar el aparato, está ubicado sobre la calle Tucumán, entre Dean Funes y Martín Rodríguez.

Los vecinos prometieron que de no ser escuchados, se reunirán para juntar firmas o incluso manifestarse en contra de la instalación del aparato.

 

Rechazo

La preocupación vecinal comenzó apenas observaron la base que sostendrá la antena: “cuando vi que levantaban paredones, pensé que harían un galpón, pero cuando observe que construyeron una base y los chicotes de cobre, me imaginé de qué se trataba”, aseguró Almazán, que agregó: “le pregunté a los obreros y me contaron que instalarían una antena de telecomunicaciones y realmente me preocupé”.

El hombre asegura temer por la salud de su familia y vecinos, y enfatizó: “está a sólo 200 metros la escuela Nº32”.

Según remarcaron los frentistas, el dueño del terreno sería de la zona y se mostraron enojados, asegurando que “no le importó la salud de sus vecinos”  

Por su parte, El Diario consultó a Obras Particulares, cuyos inspectores ya habían frenado trabajos similares y aseguraron no estar al tanto de la situación y prometieron acercarse en las primeras horas de hoy.

Mientras que el presidente de la Comisión de Obras Públicas del HCD, Miguel Saric, dijo que el expediente no pasó por el Deliberante, e incluso señaló: “en estos casos siempre se pide el aval de los vecinos para autorizar la instalación de una antena”.

 

Incógnita

Si bien en junio  pasado desde la Organización Mundial de la Salud reconocieron un posible riesgo de cáncer cerebral, por el uso excesivo de teléfonos celulares, por otro lado, su página cita varios estudios asegurando que las antenas no son perjudiciales para los humanos.

Según señalan las publicaciones, en los estudios realizados “no se han encontrado pruebas de que la exposición a RF de los transmisores aumente el riesgo de cáncer”.

Y asegura que “del mismo modo, los estudios a largo plazo en animales tampoco han detectado un aumento del riesgo de cáncer por exposición a campos de RF, incluso en niveles muy superiores a los que producen las estaciones de base y las redes inalámbricas”.

Comentarios