Para las inmobiliarias, el fenómeno de los countries aún sigue vivo

Los referentes del rubro aseguran que no mermaron las ventas ni las consultas por lotes o casas. Sostienen que, más allá del aumento del delito, siguen siendo más seguros que “el afuera”.
domingo, 4 de abril de 2010 · 00:00

 

Las barreras siguen siendo un atractivo para los que buscan seguridad.

 

 

La ola de robos que azotó a countries y barrios privados –en Pilar y en el resto de la provincia- durante el primer trimestre del año no hizo mermar el interés de los compradores de viviendas y lotes a la hora de optar por adquirir propiedades en este tipo de urbanizaciones. Al menos así lo señalan algunos de los principales referentes del sector inmobiliario a nivel local.

Es que, a pesar de que los clubes de campo ya no son considerados inmunes frente al accionar de los delincuentes, existe la sensación de que siguen siendo más seguros que los barrios abiertos.

“Lo cierto es que más allá de que se conozcan hechos de inseguridad en countries y barrios privados sigue y seguirá siendo más fácil tomar medidas para evitarlos sobre cien casas que en todo un municipio, eso no va a cambiar. La inseguridad es general, pero en un country es más fácil actuar”, consideró Pablo Martignone, de Martignone Propiedades.

Sin embargo, el martillero admitió que, si bien el estilo de vida country permanece más vivo que nunca debido a que crecen las operaciones y las consultas en las inmobiliarias, lo que sí cambiaron son algunos hábitos por parte de los habitantes de este tipo de urbanizaciones. “Hoy la gente de los countries toma muchas más precauciones que antes, y el que busca para comprar se fija muy bien cómo son los accesos para llegar hasta el barrio, cómo es la zona que los circunda, y los sistemas de seguridad que tiene la urbanización”, agregó Martignone.

Por su parte, Carlos Manés, de Manés Propiedades, coincidió con su colega en que, más allá de los hechos de inseguridad que se registran, la tendencia de optar por viviendas en clubes de campo sigue en ascenso. “En los countries cada vez se invierte más en seguridad y cada vez más gente compra en los countries. La inseguridad es general, lo que pasa es que cuando roban en un country está todo el periodismo encima”, opinó el productor inmobiliario.

En el mismo sentido, el titular de la inmobiliaria Arquín y presidente de la Cámara de Martilleros Pilarenses (CAMAPI), Nicolás Valdéz, manifestó: “Todavía no se ve que la inseguridad tenga incidencia ni en los precios de las propiedades dentro de los countries ni en la demanda, porque en definitiva siguen siendo el lugar más seguro y donde mejor calidad de vida se puede tener. Mejorando la inversión en sistemas de seguridad, el mercado va a seguir en la misma dirección”.

 

Robos al por mayor

En lo que va del 2010, se denunciaron 24 asaltos en countries y barrios privados de la provincia de Buenos Aires. Sólo en marzo, hubo ocho robos: uno cada cuatro días. En los últimos cinco años, los delitos se duplicaron y las consultas psicológicas por trastornos de ansiedad, estrés o ataques de pánico causados por la inseguridad crecieron un 40%.

El ejército de 36.351 vigiladores privados que custodian los countries, que equivale a una tercera parte de la cantidad de efectivos que tiene la Policía Bonaerense, no logró frenar la ola de robos. Las alarmas y las cámaras de seguridad tampoco alcanzan para proteger un mundo que parecía perfecto.

En la década del 90, los barrios privados se convirtieron en un refugio para las personas que buscaban tranquilidad y una mejor calidad de vida, a salvo del ruido y de los peligros de la ciudad. Con un toque de status, era cambiar el cemento de la ciudad por espacios verdes. n

 

 

Los últimos golpes en Pilar

• El viernes último se conoció que una empresaria ganadera de 82 años fue víctima en su propia casa del barrio privado Ayres del Pilar del robo de unos 30 mil pesos que se encontraban guardados en una caja fuerte.

Si bien la anciana no recibió a la policía para ratificar la denuncia, la fuerza intervino de oficio.

• El 12 de marzo pasado, la víctima fue una vivienda ubicada en el barrio privado Hábitat. El hecho se originó cuando los delincuentes ingresaron por una ventana de la planta baja de la vivienda cuando sus ocupantes no se encontraban, y una vez ya dentro de la propiedad hurgaron hasta encontrar 8.500 dólares en efectivo y 300 euros, más un reloj de gran valor económico.

• El fin de semana anterior a ese hecho, delincuentes habían ingresado a la casa de un empresario en el country Mayling, cuando su propietario no estaba.


Comentarios