Pilará y otra polémica, ahora con Sabatini en el ojo de la tormenta

Un empresario denunció a la deportista de "fraude" al Fisco a través del complejo deportivo. La acusación fue presentada ante el fiscal federal Comparatore por un ex directivo de la banca JP Morgan.
martes, 13 de abril de 2010 · 00:00

Enrique Ruete Aguirre, Gabriela Sabatini y Julián Ganzábal, en abril de 2007, cuando lanzaron Pilará.

 

 

La ex tenista e inversora en Pilará Tenis, Gabriela Sabatini, quedó involucrada en una denuncia presentada por un empresario que la acusa de posible lavado de dinero a través del emprendimiento inmobiliario local.

La acusación fue formulada ante el fiscal federal Luis Comparatore y la Unidad de Información Financiera (UIF), por parte de un ex directivo de la banca JP Morgan, reclamado en extradición por “fraude” en los Estados Unidos, Hernán Arbizu, el mismo que además se autodenuncia ante la Justicia Argentina como “integrante de una asociación ilícita dedicada a lavar dinero y evadir impuestos entre otros delitos”.

La querella descripta por Arbizu, señala que habría sido posible gracias a la supuesta falsificación de una escritura de un campo de unos 300 millones de dólares, que sería propiedad de un ex banquero del Banco General de Negocios (BGN) que está procesado.

Según señala la denuncia que se hizo pública a través del diario Perfil, Sabatini sería un eslabón menor de una maniobra en la que habrían participado la familia de Carlos Pando Casado, ex número tres del BGN, fallecido en mayo de 2003; Enrique Ruete Aguirre, ex titular del Consejo Empresario Argentino (CEA), del Grupo Roberts, del banco HSBC y de la AFJP Máxima, e incluso el ex subsecretario adjunto del Tesoro de los Estados Unidos, Bryan O’Neil.

En la denuncia del polémico Arbizu, se sostiene que “se sacó delictualmente de la liquidación del BGN un campo de propiedad de quien en vida fuera conocido como Pando Casado, imputado en la causa”, que aún tramita ante el juzgado de María Servini de Cubría.

“Si se investigara debidamente lo que aquí menciono se podrá descubrir que la firma inserta en la escritura de dominio que permite la venta y negocio inmobiliario de Pilará supuestamente realizada por Pando Casado, es falsa”, señala el denunciante en su declaración.

El Diario intentó durante la jornada de ayer comunicarse con las autoridades del megacomplejo, pero el contacto no pudo darse.

 

El complejo

En abril de 2007 fue inaugurado el mega complejo deportivo y urbanístico desarrollado en el kilómetro 56,5 de la autopista Panamericana.

En el lugar ocho hectáreas fueron convertidas en un espacio con una infraestructura completa para la práctica del tenis, que incluye canchas de distintas superficies cubiertas y descubiertas.

Pero Pilará Tenis Club es sólo una parte de Pilará, un emprendimiento inmobiliario desarrollado en 380 hectáreas que se destaca por su diseño urbanístico de lujo, que además incluye una cancha de golf  (“Signature”), desarrollada por Jack Nicklaus, y un club de polo.

En la inauguración, hace tres años atrás, fue presentado el grupo de accionistas privados locales e internacionales, entre los que se destacaban Enrique Ruete, Julián Ganzabal (h), Gabriela Sabatini y el norteamericano Guggenheim Nicklaus Partners.

Ese mismo año, Pilará fue seleccionado por la Asociación Argentina de Tenis como anfitrión de la Escuela Nacional de Tenis, dirigida por Gustavo Luza, donde los jóvenes tenistas podrían entrenar para la alta competencia junto a los mejores profesores en distintos tipos de superficies.

En tanto, la Federation Cup 2007 se disputó en el lugar.

 

 

Un emprendimiento cuestionado 

No es la primera vez que el megacomplejo deportivo-urbanístico, se ve envuelto en un polémico caso. En el 2008 el gobierno local le reclamó el pagó de dos millones de pesos en concepto de compra de calles públicas que quedaron dentro del emprendimiento, monto que tras un cortocircuito con el Municipio, se cree que finalmente fue abonado.

A su vez, los vecinos de la zona y una entidad ecologista denunció al emprendimiento de secar las napas de agua con sus siete lagos artificiales, polémica que aún se mantiene.

Actualmente el Concejo Deliberante deberá debatir la aprobación de un pedido de ampliación que solicitó el grupo inversor, el cual deberá realizar un canje de tierras para quedarse con las calles internas.

Comentarios