Unas 200 personas reclamaron justicia por el crimen de Zapata

Exigieron que la policía detenga de inmediato a los asesinos, que se encuentran identificados. Y que, según aseguran, siguen circulando por la zona. Realizaron un corte total de la ruta 26.
martes, 9 de marzo de 2010 · 00:00

Los vecinos cortaron la ruta 26,en Luis Lagomarsino. La próxima marcha será a la fiscalía y el Municipio.

 

Los familiares y amigos de Francisco “Bebe” Zapata, asesinado en la madrugada del 24 de enero en la puerta de su casa del barrio Santa Teresa, de Luis Lagomarsino, todavía no pueden entender cómo los asesinos –ya identificados y con pedido de captura- aún no fueron detenidos por la policía.

Es por eso que, para pedir justicia y el fin de la impunidad que rodea a este caso, unas 200 personas se movilizaron ayer por las calles de esa localidad y cortaron durante algunas horas el tránsito de la ruta 26, justo en el límite entre los partidos de Pilar y Escobar.

Según le manifestó ayer a El Diario, Antonio Zapata, el padre de la joven víctima que tenía 19 años en el momento del crimen, los delincuentes que mataron a su hijo “siguen entrando y saliendo del barrio” y parecen invisibles ante los ojos de la policía. “Lo que pedimos es justicia y el esclarecimiento del crimen”, agregó.

Zapata dijo además que, si no se produce antes una respuesta a sus reclamos, el próximo 24 marcharán a la fiscalía de Pilar y luego hasta el palacio municipal.

La marcha de ayer se inició en la plaza de Santa Teresa y culminó en la ruta 26 y la calle que divide los distritos de Pilar y Escobar. Allí, los manifestantes, entre los que se encontraban militantes del Polo Obrero, cortaron la totalidad de la calzada, lo que originó un importante congestionamiento de tránsito.

 

El crimen

Francisco Zapata (conocido en su barrio como “Bebe”) fue asesinado el domingo 24 de enero, en la puerta de su casa, ubicada en la localidad de Lagomarsino. Según el relato de su padre Antonio, cerca de las 6.30 el joven –que se encontraba durmiendo en su domicilio- escuchó ruidos en la calle, y al asomarse a la vereda se habría encontrado con un grupo de personas que se estaban peleando, tratando de atacar a un amigo suyo, lo que provocó que la víctima saliera a defenderlo.

Casi de inmediato, Francisco recibió un disparo por la espalda que llegó hasta su corazón, por lo que fue trasladado por su padre a la sala de primeros auxilios de la zona. No obstante, la familia denunció que en el lugar no fue tratado de manera adecuada. “Había una sola enfermera y no nos atendió –relató Antonio-, mi hijo llegó con vida y yo mismo tuve que ponerle algodones y mi camisa donde estaba la herida”, agregando que “el médico y la ambulancia llegaron a la sala casi dos horas después, y cuando lo vio el médico me dijo que estaba muerto”. Asimismo, la causa llegó desde la comisaría de Lagomarsino a manos del fiscal recién nueve días más tarde.

 

Delegado 

En la mañana de ayer se produjo un nuevo cambio de delegado en Villa Rosa. El puesto en la localidad fue ocupado nuevamente por Amadeo Montauti, hombre que había sido removido hace más de un año.

Comentarios