Pilar, el Proceso y el mito de que “acá no pasó nada”

La sociedad local de entonces parece no haber transitado la dictadura en forma traumática. Sin embargo, un informe reveló que en Pilar hubo al menos 24 personas desaparecidas.
miércoles, 24 de marzo de 2010 · 00:00

Lorena Lescano, encargada de la investigación que sacó a la luz las desapariciones. 

 

 

por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade.com

 

El tiempo fue aportando información sobre la llamada Masacre de Fátima, pero no mucho más: el resto es difuso, y poco se sabe de las repercusiones que tuvo para la vida cotidiana de Pilar el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, del que hoy se cumplen 34 años. ¿El Proceso les pasó a los vecinos de Pilar por un costado, como a una isla exenta de esos hechos que causan escozor?

Lorena Lescano, abogada y ex directora de Mediación Comunitaria del Municipio, puso manos a la obra en una investigación que clarificó mucho más lo sucedido en aquellos años oscuros: su informe revela que, hasta el momento, hubo 24 casos de desapariciones de personas, ya sea pilarenses o gente que fue secuestrada dentro de los límites del distrito. Es decir, que “algo” pasó.

El trabajo comenzó en 2006, a partir de una carta de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, pidiendo que se diera cumplimiento a la Ley 12.498 de “registro único de la verdad”: el Municipio tenía que brindar información sobre centros clandestinos de detención y desaparecidos, tarea que le fue encomendada a la abogada.

Ayer, en conversación con el programa Materia Prima (FM Plaza 92.1), Lescano recordó que en un principio el trabajo nació “preguntando a la gente de Pilar, a ex funcionarios, concejales, pero no había mucha información, por lo que empecé a recurrir a organismos de Derechos Humanos y equipos de antropología forense. Además, el gobierno de Buenos Aires (aún con Aníbal Ibarra a la cabeza) aportó bastante”. Es decir, que en aquellos días iniciales, la mujer escuchó más o menos lo mismo que suele decirse del Proceso y sus coletazos en Pilar: poco y nada.

No obstante, gracias al aporte de estas instituciones surgió un primer listado, que constaba de quince nombres. Ya se podía afirmar que en Pilar había existido la desaparición forzada de personas, todo un avance con respecto a lo históricamente difundido, lo que daba además por tierra con la presunción de que en el distrito la vida había transcurrido sin sobresaltos para sus habitantes.

En su momento, con estos nombres se colocó una placa recordatoria en el hall del palacio municipal. Pero, con el tiempo, se sumaron nueve nombres más, por lo que se llegaron a recolectar 24. Los hallazgos corresponden a casos de 1975, a causa del accionar de la Triple A, “que también actuó en Pilar, no sólo la dictadura”, como expresó Lescano.

La mujer señaló que los desaparecidos en el distrito son, en su mayoría, gente joven, con hijos muy chicos. Desempeñaban profesiones de todo tipo, o bien se destacaban en el ámbito sindical. “La mayoría eran vecinos de Pilar, otros fueron ocasionalmente secuestrados acá”, agregó. Según el plan de la dictadura, las acciones militares en el Partido dependían de la sede del ejército Campo de Mayo.

Asimismo, se estima que en Pilar no hubo centros clandestinos de detención: “No se pudo confirmar el dato, no hubo testimonios fehacientes que trajeran datos ciertos de centros o maternidades clandestinas dentro del distrito”, afirmó Lescano. Por otra parte, la mujer comentó que “lo de la utilización como centro clandestino de detención de la ex Fábrica Militar es un mito, por ahora. Es algo que no pude confirmar, me lo dijeron pero nadie afirma haber estado detenido ahí. Sin embargo, puede haber sido un lugar de reunión de detenidos para luego trasladarlos a los centros. Muchas personas no saben dónde estuvieron”.

Actualmente, la abogada continúa con su investigación. Además, algunos casos están siendo juzgados, como el de las hermanas Dominga y Felicidad Abadía Crespo, de quienes se cree que estuvieron cautivas en Campo de Mayo. “Sigo investigando porque hay algunas presunciones de que aparezcan más casos, hay abiertos dos casos en los que se investiga el accionar de Campo de Mayo. Uno de los juicios ya terminó, que es el de Floreal Avellaneda, uno de los casos más conocidos”.

Por otra parte, consultada sobre las reacciones de los funcionarios de entonces a la hora de recabar información, Lescano  indicó: “Me parece que no es un tema que les había llamado demasiado la atención. Como en 1976 el gobierno municipal de Pilar pudo continuar, dio la sensación de que todo continuó igual, pero no fue así”. A su vez, con respecto a la percepción de vecinos en general, comentó que “más que el ‘para qué investigar’, noté cierta sorpresa, porque hay como una cosa establecida de que acá no pasó nada. Pero teniendo en cuenta las cifras de la población de ese entonces, el número de desaparecidos es alto. Que acá no pasó nada es un mito que se cae”.

 

En la Web 

Debido a que algunos casos todavía están en juicio, continúa pendiente de publicación del sitio Web www.desaparecidospilar.com.ar.

 

 

La mayoría compuesto por jóvenes 

El listado de desaparecidos en Pilar 

Silvano José García. Desapareció el 26 de marzo de 1976, secuestrado en Zelaya por personal del ejército y la policía. Ocurrió dentro de la Granja San Sebastián, donde trabajaba y vivía junto a sus tres hijos y su esposa, Azucena de Rabbo, quien se encontraba embarazada. Era delegado gremial.

Purísimo Rito Bustamante. Desaparecido el 19 de septiembre de 1976 en la calle Los Eucaliptos y E. Velero, Pilar. Era obrero y delegado de la fábrica GRAFA.

Lucio Edgardo Lucero. Desaparecido el 21 de septiembre de 1976 en Pilar. No figura en los legajos de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) ni de la Secretaría de Derechos Humanos.

Javier Álvaro Utesa. Estudiante de medicina de 21 años, desaparecido desde el 13 de octubre de 1976 en Pilar.

Daniel Bernardo Micucci. Estudiante de química de 21 años, militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Trabajaba en Anilinas Argentinas SA, donde fue visto por última vez el 11 de noviembre del ‘76.

Graciela Sara Bisbal de Mayorga. Estudiante de Arquitectura, desaparecida el 6 de diciembre de 1976 en Presidente Derqui. Se la llevaron de su casa junto a su compañero Mario Mayorga y al hijo de ambos, Martín, de dos años. A los tres días, el bebé fue dejado en la puerta del domicilio de la madre de Graciela.

Evangelina Marta Gallegos. Desaparecida el 16 de junio de 1977, en la vía pública del centro de Pilar.

Dominga y Felicidad Abadía Crespo. Hermanas desaparecidas desde el 2 de noviembre de 1977. Fueron secuestradas en su domicilio, en la calle 9 de Julio 830, de Del Viso. Dominga era española y tenía 27 años, Felicidad nació en Argentina y tenía 25. Trabajaban en la fábrica de cerámica LOZADUR.

Tomás Avelino Calderón Fernández. Desapareció el 26 de noviembre de 1977, en Derqui. Fue detenido junto a su esposa María Forte, luego liberada.

Osvaldo Hernán Bartolini. Desaparecido el 18 de Marzo de 1976, en Del Viso.

Susana Rita Gabelli de Bartolini. Secuestrada junto a su esposo en Del Viso. Era gestora y había sido dactilógrafa del Concejo Deliberante de Bahía Blanca.

Jorge Ángel Machuca Muñoz. Tenía 22 años y era militante del MIR, de Chile, de donde había salido tras el golpe del 73. Desapareció el 18 de marzo de 1976, en Del Viso.

Claudio Melquíades Ocampos Alonso. Paraguayo, tenía 24 años cuando desapareció el 18 de marzo de 1976, en Del Viso.

Olga Ana Cepeda Ramírez. Desaparecida desde el 6 de julio de 1977. Vivía en la zona de Del Viso y trabajaba como cajera en la sucursal Martínez del Banco Galicia.

Horacio Ricardo Maurello Catania. Vendedor ambulante de 32 años desaparecido el 26 de noviembre de 1977 en Pilar.

Eduardo José Caraballeda Cormach. Secuestrado el 12 de setiembre de 1978, en Pilar.

La reseña incluye también dos casos de asesinatos múltiples, ambos ocurridos en 1975.

• El 30 de agosto, las víctimas fueron Mario Camuyrano Bottini (montonero uruguayo de 27 años); Raúl Tomasi; Mirta Estela Quiroga Gabaret de Novo y Darío Ignacio Krasniavsky, de 20 años.

• El 9 de octubre resultaron asesinados Carlos Alberto Baglietto Cantú (31 años, miembro de Montoneros) y su esposa, Stella Maris Edén (26, integrante de la misma organización).

Comentarios