Los CD originales vuelven a tener su lugar en el centro de Pilar

Como consecuencia de la compra por parte del grupo Megatone a la cadena de disquerías, ayer abrió sus puertas Musimundo. A partir de la fusión, todas las sucursales venderán tanto discos y DVDs como electrodomésticos.

jueves, 1 de septiembre de 2011 · 00:00

 

A la bateas. Los pilarenses recibieron la novedad con entusiasmo.

 

Por sorpresa tomó a más de un cliente desprevenido el letrero blanco de Musimundo en la esquina de Yrigoyen y Belgrano. La compra por parte del grupo Megatone a la famosa cadena de disquerías se vio concretada ayer por la mañana con la apertura del reacondicionado local céntrico que sumó CDs, DVDs y videojuegos a los habituales artículos para el hogar.

La operación comercial cuyo monto se elevó a 15 millones de dólares se concretó a principios de febrero. Siete meses después, los cambios llegaron a los dos locales que funcionan en Pilar.

Es que, por su parte, la sucursal de la disquería ubicada en el shopping Las Palmas del Pilar incorporó como consecuencia de esta operación la línea blanca de electrodomésticos, tales como heladeras y cocinas, entre otros.

En el local céntrico, la buena nueva fue especialmente recibida por adolescentes que coparon las bateas en busca de novedades.

“Lo novedoso como formato de negocio es el hecho de fusionar el confort con el entretenimiento”, afirmó Matías Blanco, subgerente de la sucursal ex Megatone ahora Musimundo.

En cuanto a la repercusión que registró el cambio durante las primeras horas, apuntó que “al principio se nota que la gente tiene curiosidad por lo nuevo pero los que son clientes antiguos nos preguntan si vamos a seguir también con los productos que se vendían hasta ahora. De todos modos, al ver los mismos vendedores siguen familiarizados”.

El plantel de empleados del local se eleva a 18 personas y no están previstos cambios en el personal a raíz de la fusión de las cadenas.

 

Expectativas

Al momento de realizar proyecciones a largo plazo, Roberto Villarruel, subgerente de la sucursal de San Fernando asignado momentáneamente a Pilar, arriesgó: “imaginamos mayor tránsito de gente y por ahí de otros públicos, como los adolescentes. También creemos que quien entra a comprar discos y se sienta bien atendido puede prestarle atención a otros productos y termina equipando su casa”.

El flujo de operaciones en el hasta entonces Megatone rondaba las 100 diarias, aunque desde el local auguran un notable incremento a partir de ahora.

Para esto, resultan fundamentales los créditos otorgados tanto por las distintas entidades bancarias como aquellos facilitados por el propio comercio y que, afirman, continuarán vigentes y sin grandes modificaciones.

“Los créditos personales continúan e incluso en la última semana la antigüedad necesaria para acceder se redujo de 6 a 3 meses”, indicó Blanco, mientras destacó que “para mucha gente los créditos personales se convierten en una buena forma de acceder a los productos” cuyas tasas de interés, aseguró, “están acordes con el mercado”.

Trazando un perfil del consumidor pilarense, Villarruel destacó que a diferencia de lo que sucede en otras sucursales “es muy pareja la forma de pago, la misma proporción de gente utiliza efectivo, tarjeta y créditos personales”.

Precisamente, la forma de abonar la compra puede constituirse en un indicador del nivel socioeconómico del consumidor. En este sentido, agregaron que “los sábados que hay muchas promociones con tarjetas de crédito de diferentes bancos es más grande el caudal de gente de barrios cerrados y countries”.

 

Boom de consumo

Al igual que el resto de las grandes cadenas comerciales, el flamante Musimundo puede considerarse un termómetro del consumo. Así como durante la recesión del 2009 “los créditos que se tomaban eran mucho más cortos”, explicó Villarruel, “ahora es notable que la gente adquiera créditos a 24 o 36 meses”.

Además de reflejar que “los bancos siguen sacando planes muy convenientes” –cabe destacar que la mayoría de los financiamientos bancarios no tienen interés alguno- para el subgerente “este endeudamiento a largo plazo refleja que la gente sigue confiando en esta economía”.

 

Precios

La lucha contra la piratería

Si durante los primeros años post 1 a 1, sumado al boom de la piratería por Internet, adquirir un CD original era, por lo menos, un lujo, hoy la tendencia parece revertirse con el resurgimiento de las disquerías y el esmero de las compañías discográficas para hacer de los discos un producto atractivo.

“Por el arte de tapa y por la calidad del sonido, dan ganas de comprar un CD original”, afirma Matías Blanco, subgerente de la sucursal céntrica de Musimundo, para agregar que “en su momento fue un boom bajarse música y películas y ahora se está volviendo a las fuentes”.

Recorriendo las bateas, puede constatarse que el precio de un CD oscila entre los 30 y los 58 pesos. Aunque ediciones especiales se adquieren por no menos de 100 pesos, en tanto que colecciones especiales pueden costar entre 500 pesos (por ejemplo la de Sandro) y 2.000 pesos (The Beatles in mono).

En el mundo de los DVD los precios rondan entre los 25 y los 45 pesos, y las novedades llegan de la mano de las series estadounidenses cuyo valor es de alrededor de 110 pesos por temporada.

 

Comentarios