La venta de materiales subió un 10% pero preocupa el alza de precios

En los corralones de Pilar aseguran que la actividad sigue en ascenso. Pero dicen que los costos en el sector son cada vez más altos y que eso podría desacelerar el crecimiento en los próximos meses.

martes, 17 de mayo de 2011 · 00:00

 

La venta de materiales aumenta de la mano del auge de la construcción. Pero el precio enciende alertas.

 

La venta de materiales de construcción en los corralones de Pilar sigue en ascenso. Aunque ahora, esa suba empieza a encender luces de alarma debido a que, además del volumen de las operaciones, también se profundiza el incremento de los precios y el costo de la construcción en general, lo que hace pensar que el crecimiento podría llegar a desacelerarse en los próximos meses de continuar esta tendencia.

Sin embargo, en la comparación interanual, desde los corralones locales aseguran que sus ventas crecieron alrededor de un 10% en lo que va del año con relación al mismo período del 2010. No obstante, la mayoría de los comerciantes del rubro consultados por El Diario aclara que esa suba tiene que ver más con la facturación que se infla por efecto de la inflación que con el incremento de la cantidad de unidades vendidas.

“Hasta abril las ventas aumentaron casi un 10%. Se nota que se vende un poco más, pero también los precios suben mes a mes y eso es algo que le preocupa mucho a los que construyen, porque ellos no sólo deben afrontar la suba de los materiales sino también de la mano de obra. El aumento de salarios en la construcción también ha sido muy grande, y todo eso hace bajar la rentabilidad en el sector”, explicaron en Materiales Franco.

 

Actividad

Por otra parte, en Materiales Melo sostuvieron que “La actividad sigue en un buen nivel y con un volumen de operaciones un poco mayor que en el arranque del año pasado, pero habrá que ver qué pasa cuando se aproximen más las elecciones presidenciales. Hoy se vende un poco más también porque muchos se apuran a terminar las obras porque tienen miedo sobre lo que pueda pasar después de octubre”.

En tanto, en Covymat, de Del Viso, señalaron que uno de los principales argumentos que justifican el buen desempeño de las ventas de materiales es la dinámica que experimenta la obra pública, muy por encima de la que registran las obras privadas.

Pero a pesar de que los precios en los corralones suben sistemáticamente, de que el crédito sigue siendo el gran ausente, y de que la incertidumbre preelectoral ya empieza a percibirse, entre enero y lo que va de mayo la construcción en Pilar creció un 10% promedio con relación al mismo período del año pasado, según señalan desde los corralones.

Sin embargo, los ladrillos van en sólo cuatro direcciones, según los referentes del sector: los productos que demandan consumidores de clase media-alta que autofinancian sus proyectos sin tener necesidad de recurrir a fuentes externas de financiamiento; los ahorristas que buscan una renta y tratan de evitar que la inflación diluya el valor de su dinero; los inversores; y la obra pública.

 

Costos en alza

Los aumentos siguen sostenidos

Según el INDEC, el Índice de Costos de la Construcción creció en abril pasado un 2,5% con respecto al mes de marzo, acentuando la fuerte suba de costos que se viene registrando desde tiempo atrás. Asimismo, en comparación con abril de 2010, se registró una suba del 21,6%, siendo ésta la quinta alza consecutiva mayor al 20%.

En lo que va del año, se observa una expansión del 21,5%, traccionada especialmente por los aumentos en el costo de la mano de obra, que explican más de dos tercios de esta evolución. En el 2011, los salarios de los trabajadores más sus asignaciones remunerativas y no remunerativas subieron más de un 30%. Mientras tanto, los materiales básicos de obra tuvieron una variación positiva del 11,5%, aportando un 25% a la suba del ICC. El resto del aporte lo hizo el crecimiento en gastos generales.

Ante semejante suba, los empresarios de la construcción han tenido dos opciones: trasladar los costos a los precios de venta de las edificaciones nuevas o perder rentabilidad. Como los segmentos que hoy en día acceden a la compra de nuevas viviendas son el ABC1 y los extranjeros, todavía tienen interés en “los ladrillos” como foco de inversión, dado que el mercado financiero se encuentra volátil y el dólar está planchado.

Esto permite que las empresas constructoras tengan cierto margen para trasladar costos. No obstante, en el 2010 y durante los últimos meses, los costos han subido más que los precios de los departamentos nuevos, restando cierta rentabilidad a las obras nuevas.

Comentarios