“Le decíamos que el Parque Industrial de Pilar era su quinto hijo”

Pablo Oks es uno de los descendientes directos del fundador del complejo fabril privado más grande del país que falleció hace una semana. En una entrevista, recordó a su padre y lo definió como un visionario.

21 de marzo de 2010 - 00:00

Pablo Oks recordó con emoción a su padre, el fundador del Parque.

  

 

A una semana del fallecimiento de Meyer Oks, el fundador del Parque Industrial de Pilar que cambió la historia económica y productiva del distrito, uno de sus cuatro hijos, Pablo Oks, recordó a su padre y lo definió como un visionario. Fue durante una entrevista realizada por el programa radial (PDI) Parque de Inversiones, que se emite los sábados de 9 a 11 por FM Plaza (92.1 Mhz).

“Nosotros lo recordamos como hijos, y el Partido de Pilar a través del Parque Industrial. Mi padre tenía 98 años y había cumplido su sueño. Nosotros somos cuatro hermanos y siempre le decíamos a él, medio en broma medio en serio, que el Parque era su quinto hijo. El proyecto del Parque empezó cuando él tenía 57 o 58 años. Entre 1970 y 71 se compraron 5 fracciones de campo que dieron lugar al Parque Industrial, y en un período donde mucha gente se retira, cercano a los 60 años, él estaba empezando”, resaltó el hijo de este ingeniero civil especializado en petróleo que trabajó durante muchos años en YPF.

 

Semblanza

Al realizar una semblanza de su padre, Pablo Oks no dudó en definir a Meyer como un “visionario”. “El Parque fue un proyecto por el que muchos pensaban, sobre todo en esa época, que estaba un poco loco. Creo que el mejor ejemplo que nos dio a todos, y una de las mejores cosas para poder llegar a una avanzada edad de una manera brillante e inteligente como él lo hizo, fue el trabajo y sobre todo con proyectos, que por más locos que parecieran en su momento, hoy la gente habla de él como un visionario”, expresó.

A su vez, el hijo del emprendedor nacido en Carlos Casares en 1912 dijo que su padre perseguía además una misión social con los negocios que encaraba. “Dentro de las metas, siempre en todo proyecto empresarial hay un fin y para un empresario la meta es que sea rentable económicamente. Pero mi padre también siempre hablaba de que todo proyecto debía cumplir una función social. En este caso, la función social son estas 14 mil personas de forma directa, más otro tanto de manera indirecta, que trabajan en el Parque; de alguna forma había que dejar un legado para la sociedad”, destacó.

Por otra parte, resaltó que Meyer Oks fue uno de los pioneros en el concepto de sacar las industrias de los grandes centros urbanos. “Hizo que la industria de esa época -en 1970-, concentrada en la Zona Sur, donde crecía sin ningún tipo de organización, y con interferencia permanentes entre los polos urbanos habitacionales e industriales, empezara a crecer con espacio verde. Él siempre contaba la anécdota de que en los 70’ iba a Pilar y era un pueblo, que la Panamericana todavía era un proyecto, y ni hablar la autopista”, recordó Pablo Oks.

Por último, confesó desde la emoción la íntima despedida que le rindió a su padre horas después de su fallecimiento: “El lunes fui al Parque a modo de despedida de él y le dije: ‘Viejo, podes estar más que contento porque, como un hijo va y camina solo, el Parque ya es independiente y es una realidad concreta; fui a transmitirle que su misión estaba cumplida”.

 

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar