Soy mano

Abrazos de voz

sábado, 28 de mayo de 2022 · 08:10

Por Chino Méndez

Sobran los motivos para intentar salirse de este mundo en guerra, en crisis energética y alimentaria, con economías devastadas. No alcanzarían los ejemplos como para tomarse con los de uno el bondi que nos saque hacia las márgenes de lo que cotidianamente nos ametralla e intenta mutilar los sueños. Y esto no es sólo una cuestión tercermundista, para nada. Allá lejos, donde el primer mundo esconde a sus 20 millones de pobres bajo la alfombra, la educación armamentista tritura infancias y la bala legal sigue engordando a un mercado al cual la vida le importa nada. Por aquí, nos sentimos dichosos, casi benditos, al ver las sonrisas de las mujeres de nuestro entorno porque sabemos que a dos pasos de la puerta una mujer es degradada y allá, a un par de cuadras, están asesinando a otra. Jodido Señor Juez, jodido óvalo patriarcal y violento. 

Pero es éste al que toca combatir. De pie ante esta paradoja que busca pleito cara a cara para intentar vivir en paz, pero no queda otra. Militar la desazón no puede ser una opción válida. Tampoco la de someternos al inmenso algoritmo “indicalista”. Tal vez, en este tramo de la línea cronológica de la historia, resulte fundamental conectar con el otro desde los lugares que menos prensa poseen: la empatía y el arte. La economía seguirá rodando, pisando cabezas, si es que ni siquiera somos capaces de mirar y escuchar a los nuestros o sí, en el mejor de los casos, vemos al otro sólo como a un potencial posteo. ¿Naif? Muy probablemente, pero todes tenemos el derecho y hasta casi la obligación de formar parte de una trinchera y resistir junto a las otras que no son del palo de uno.

Si no le encontrás la vuelta, si te hartó el resultadismo imperante, si querés sacar boleto de ida e irte lejos de toda la mierda, podés venir a IntegrArte. Por ejemplo, este sábado 28 van a estar Patricia Andrade, Agustín Conejeros y Liliana Daunes haciendo “Abrazos de voz”, un espectáculo exquisito, en donde la música y la poesía son dos trincheras que se hermanan para alzar vuelo con irascible ternura.

Siempre habrá artistas que nos recuerden que, a pesar de todo, tenemos el derecho a la belleza.

 

Comentarios