"Nunca soy consciente de nada de lo que hago"

Con más de 50 años de carrera como actor, dramaturgo y director teatral, Pepe Cibrián Campoy acaba de estrenar una nueva temporada de "Drácula", el musical que lo catapultó a la fama. Se presenta en el Luna Park hasta el 10 de este mes, por ocho únicas funciones.
miércoles, 6 de abril de 2022 · 08:15

Pepe Cibrián lleva el arte en la sangre. Hijo de los artistas José “Pepe” Cibrián y Ana María Campoy y heredero de una dinastía de siete generaciones de actores, supo abrirse camino como el gran referente de la comedia musical en la Argentina y este reconocimiento llegó de la mano de Drácula, el espectáculo que montó junto a Ángel Mahler el 29 de agosto de 1991 y que para celebrar sus 30 años se acaba de reponer nada menos que en el Luna Park.

"Drácula me cambió la vida en muchos aspectos. Me ayudó en la pelea que llevaba más de 20 años con el género musical, que se había perdido en los años '40 y quería retomarlo y recrearlo; pero también marcó un hito de cambio en mi carrera y en el género musical, me dio éxito y se la dio a la cultura nacional", destaca en diálogo con la agencia Noticias Argentinas. 

Con 30 músicos en vivo y 50 artistas en escena, el espectáculo se presenta en Buenos Aires del 1º al 10 de abril por ocho únicas funciones, para luego continuar una gira de cuatro meses por todo el país. Y en el elenco, que reúne a miembros de aquella primera puesta de la década del 90 y a nuevos talentos, se destacan Juan Rodó (Conde Drácula), Cecilia Milone (Mina), Pehuén Naranjo (Van Helsing) y Karina Levine (la Condesa). Además, Josefina Scaglione se pondrá en la piel de Lucy y Mariano Taccagni en el rol de Jonatan.


-¿Cómo surgió semejante apuesta?

-Fue gracias a un que le hice a (Juan Carlos) "Tito" Lectoure el 15 de febrero de 1991. Estaba desesperado por la situación económica y no tenía muy en claro lo que le iba proponer; él, tampoco. Pero se hizo un espectáculo que cambió todo, porque surgieron las escuelas de comedia musical, obras, generaciones de jóvenes que no se si tienen realmente idea de que gracias a ella llamada están haciendo esto. En esas épocas había teatro para niños, como lo que hacía Hugo Midón o Manuel González Gil pero el teatro musical no existía.

-¿No eras consciente de lo que tenías entre manos?

-Nunca soy consciente de nada de lo que hago. ¿Cómo iba a ser consciente de que iba a montar una obra para 5 mil personas? ¡Imposible! Todo me pareció muy mágico y el éxito me sigue sorprendiendo. Drácula terminó siendo una obra trascendental que hoy se vuelve a repetir luego de 30 años; vuelve al Luna Park, donde estuvo cinco temporadas, y vuelve a llenar.

-Entre tantos proyectos importantes que has creado en tu carrera, ¿este es tu favorito?

-Drácula es una obra que tiene magia, que me cambió la vida, pero también hubo otras  que me representan mas como dramaturgo, como Calígula. Todas son mis preferidas porque en todas he puesto mi capacidad, mi ilusión y mi deseo de seguir trascendiendo.

-Parecía que el festejo por los 30 años no se iba a ser por la distancia que tenía con Mahler, sin embargo Cecilia Milone lo hizo posible.

-Sí, el toque lo dio Cecilia, que es tan buena persona, y se le ocurrió en un vivo de Instagram invitarnos a los dos, sin que nosotros supiéramos que iba a estar el otro. Hacía falta ese encuentro, mirarnos y ahí nos dimos cuenta que lo teníamos que hacer. Ángel y yo nos amamos y estamos disfrutando muchísimo, felices juntos, después de seis años distanciados.

Comentarios