Soy mano

Desencuentro/Encuentro

domingo, 21 de marzo de 2021 · 08:00

Por Graciela Labale

“Estás desorientado y no sabés qué trole hay que tomar para seguir…”
Enorme emoción, por estos días, a la espera del Encuentro. 
Un año pasó desde aquel 20 de marzo de 2020 en que decidimos la suspensión de la Vigilia de modo presencial, ante la decisión gubernamental del aislamiento social preventivo y obligatorio. Y apurados frente a la inminencia de la medida, casi diría de forma precaria, la hicimos en formato virtual, convirtiéndose en el primer evento de IntegrArte con esa modalidad, que también cerraba sus puertas, sin tener muy en claro cuál sería su futuro.
Desde ahí el Desencuentro, el distanciamiento tan imprescindible como doloroso, el no vernos las caras, particularmente, en esa fecha siempre tan plena de abrazos, de miradas, de recuerdos, de lágrimas y del compromiso eterno por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Más todo lo que vino después para cada una, cada uno de nosotros, para cada familia que debía reorganizar su vida, su cotidianeidad, su economía y un día a día que nos sumía en la soledad y el desconcierto. 
Muchos fuimos los que nos desencontramos por decreto hasta que empezamos a armar otras redes, otras formas de conectarnos, comunicarnos y estar. 
Muchos fueron los que tuvieron el doloroso menester de despedir a un ser querido o vivir con el corazón en la boca cuando un amigo, un familiar o un vecino caía enfermo de esta peste que aún no cesa. Y sigue sucediendo.
Muchos nos esperanzamos con la llegada de una vacuna, algunos ya recibimos la 1ª dosis o las dos y unos cuantos más siguen a la espera de la hora señalada. 
Mientras tanto empezamos a reorganizarnos y acomodarnos a distintos modos de socializar. Así llegamos a la víspera de un nuevo 24 de marzo, a 45 años de la más cruel dictadura de la que tengo memoria con un montón de limitaciones y nuevas formas. 
 Pero llegamos. Y estamos dispuestos a “seguir sembrando Memoria” como dice Margarita Noia, la hija de la recordada Pepa de Noia, la primera de las Madres de Plaza de Mayo, literalmente la primera en llegar a la vieja plaza, la hermana de Lourdes, una más entre los 30.000.
Acomodados a las circunstancias, y a las actuales normas vigentes, volveremos al lugar del Encuentro, esta vez, al aire libre en el playón de estacionamiento de IntegrArte Pilar, la casa de las Vigilias, que sigue andando, con distanciamiento, barbijo y alcohol en gel, el martes 23 de marzo a partir de las 21.30, como siempre con la coordinación de Koprivsek, Méndez y quien escribe estas líneas. Será el primer evento que se realice en Inte, tras el silencio obligado.
La pucha que después de tanto Desencuentro será delicado y poderoso el Encuentro.
“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”. 

2
6
0%
Satisfacción
37%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
62%
Indiferencia

Comentarios