Soy mano

“No estoy llorando, se me metió un barquito de papel en el ojo”

sábado, 18 de diciembre de 2021 · 07:35

Por Graciela Labale

“No estoy llorando, se me metió un barquito de papel en el ojo” decía uno de esos populares memes que circularon el día que anunció su retiro de los escenarios. Y sí, a mí me pasó lo mismo. No pude evitar que se me cayera un lagrimón. El tipo es una de esas personas a las que nunca pudiste abrazar pero que sentís como de la familia. Es ni más ni menos que la banda de sonido de toda mi vida, de la de muchos. Pero qué se le va a hacer, “de vez en cuando la vida nos gasta una broma y nos despertamos sin saber qué pasa”…

Fue en “tiempo de otoño”, de un lejanísimo 1969, cuando te vi por primera vez por Canal 9, épocas en las que todas y todos éramos flaquitos, con cabellos y sueños largos, como vos. Y debíamos llegar a casa “poco antes de que den las 10”, los de uniforme y pelo cortito dominaban las calles.

Ahí nació este amor eterno y fiel que nos envuelve a tantos. En las veredas del barrio hicimos amigos de esos que “son unos atorrantes” cantando tus canciones. Nos enamoramos, tuvimos hijos, “que a menudo se nos parecen” y se criaron escuchándote, enarbolamos banderas de lucha *“Para la Libertad”. Sufrimos mal de amores, dolores, pérdidas y exilios pero siempre estaban de fondo tus canciones “a media voz”. Compartimos recitales en teatros, estadios y hasta en las calles. Y envejecimos juntos, mientras seguimos siendo testigos del *yo triste de cebollas y tu satisfecho”, muy satisfechos. ¿Sabés? una vez más, como en una rueda sin fin “se nos llenó de pobres el recibidor” y “Carlos Marx está muerto y enterrado”.

Te cuento otra cosita, voy a ser abuela, y ni bien me enteré, esperé la semana 16 para canturrear “De Parto”. “Se le hinchan los pies, el 4to mes le pesa en el vientre”… Y así a cada paso de vida.

Hace años ya, pude cruzar el mar, llegar a Barcelona y conocer todas sus maravillas. Pero fue una emoción aparte ver con mis ojos tu Meditarráneo amado y un cartelito que rezaba “Poble Sec”, ese Pueblo Blanco que “colgado de un barranco” nos hiciste ver a través de tus versos.

Ahora vos declarás que vas a dejar las actuaciones en vivo y aunque tu obra siga sonando, te confieso, es un garrón. Pienso que te merecés abandonar las valijas y el traqueteo de hoteles y aviones, sos un gran laburante, pero todavía no lo digiero. No puedo dejar de pensar en cómo me sentiré cuando digas, “se acabó, el sol nos dice que llegó el final” en ese sempiterno ritual, caiga el telón de tu último recital y la “Fiesta” inexorablemente termine.

Entre comillas citas textuales de Serrat.

*Versos de Miguel Hernández.

4
3
16%
Satisfacción
33%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios