Soy mano

Tragar sapos

por Víctor Koprivsek
sábado, 11 de julio de 2020 · 08:34

La promesa pregona venganza. Pero no en tus manos. Para ti es la esperanza. Esa remota constelación de anhelos. Guardala. Cuidala. No permitas que te la quiten.
Después, un virus dio la vuelta al mundo como si fuera una vuelta manzana. Sí, de China a Estados Unidos, de Roma a Londres, de España a Chile, de Wohan a Pilar y del K 50 a Derqui.
Se armó la caravana. Se puteó fuerte. Pero no tan fuerte como el grito callado que aun no truena. Esa puteada contenida por años y siglos de estafas e injusticias.
Ese malón apagado hace mucho ¿seguirá latente?
Alguna vez los pueblos se levantaron y arrasaron con todo. Dejando a los poderosos degollados. Es el origen de los altos muros: el miedo.
  En la cuenta de Integrarte (Face), habrá música, teatro y poesía. Es un intento para que ese  lugar no desaparezca.
Y no lo hará. 
Porque aprendimos a resistir. A resistir sin volvernos una mierda. Sin convertirnos en sapos que otros se tengan que tragar algún dia.
Mejor ser puente.

Comentarios