LANZAMIENTO

Misterio y muerte a ambos lados del Atlántico

José Luis Domínguez publicó “Las llaves de Lucy”, su primera novela. Este sábado se presenta en la Feria del Libro.

Misterio y muerte a ambos lados del Atlántico

José Luis Domínguez es perito valuador, tasador y martillero público pilarense. Nacido en San Justo, este sábado a las 19, en la Feria del Libro de Pilar, presentará su primera novela titulada “Las llaves de Lucy”. Reflejo de su historia de vida y su paso por distintas culturas, el libro se sitúa en diversos lugares del mundo, tales como España y México.
La historia comienza con la desaparición de la joven Evelyn en el campo de su familia. Sin sospecharlo, su padre descubre que su propio hogar se ha convertido en la escena de un hecho escalofriante: una terrible tragedia que no cabe en la mente de nadie, y menos en la suya.
A muchos kilómetros de allí, Charly pretende burlar el inexpugnable Palacio Lecumberri, el presidio federal de máxima seguridad del estado de México, con más de mil presos como compañeros, custodiados por cámaras y francotiradores.
Casi sin transición, el autor nos traslada a España donde, años más tarde, otras dos jóvenes vivirán diferentes experiencias: Lucy comienza una nueva relación con Jordi, pero los fantasmas del pasado siguen rondando a ambos; mientras que Daisy está entregada a una relación violenta que casi la lleva a la muerte.
“Las llaves de Lucy” es una novela donde confluyen historias que se desarrollan en el pasado y en el presente y se entrecruzan en un fascinante puzle que el lector deberá ir resolviendo. Sin embargo, el identikit de un homicida que aparece en la portada de los diarios será una pieza clave que desencadenará una búsqueda desenfrenada por develar la identidad del psicópata sexual.
En una entrevista con El Diario, José Luis Domínguez expresó haber empezado su proceso de escritura en enero del 2017. Viajaba en tren y colectivo cuatro horas por día y aprovechaba de ese tiempo para escribir en su cuaderno: “Buscando para inspirarme encontré una nota en internet de un femicidio en el Reino Unido, y pensé que podía armar algo alrededor de eso”.
Estando consciente de la vigencia del tema, manifestó: “No quise que sea un libro triste, por eso tiene un poco de romanticismo, suspenso, thriller, que sin dudas le agregan un condimento a la historia”.  Asimismo, agregó: “La idea mía era que el final de cada capítulo te de ganas de seguir leyendo, de pasar la página. Quería algo divertido, entretenido”.
Al terminar con su escritura, Domínguez entregó el manuscrito a su editorial (Tequisté) expresando que precisaba un “lector externo, ya que necesitaba confirmar que fuese un libro decente, porque si el principio del libro no atrapaba, no creaba ninguna expectativa, no iba a seguir adelante”. Además, debido a que “cada vez que lo releía lo iba modificando, agregándole más texto, y cambiando el orden de los capítulos”.
“Yo escribo como si estuviese en un lugar determinado, en el lugar sobre el que me encuentro escribiendo. Veo mi imaginación en colores: es como si estuviera caminando y viendo lo que escribo, como filmar una película”, finalizó Domínguez.
 

Galería de fotos
Comentarios Libres