Soy mano

Por afuera

Por Víctor Koprivsek
sábado, 7 de diciembre de 2019 · 00:00

Treinta y cinco libros nuevos publicados solo este año, mil quinientas ventas y una docena de reediciones de libros ya presentados. Autores Locales es un movimiento.
Un stand permanente en la Feria de la Plaza de Pilar (todos los fines de semana del año), y otro en la Feria Rizoma en La Aldea (Serpaj) que funciona en el Instituto Carlos Pellegrini los primeros sábados de cada mes. Ciclo de radio de abril a octubre con programa propio a través de www.palabrasdelalma.org por donde pasaron más de 50 escritores del distrito solo este año.
Destacada participación en la Feria del Libro de Pilar, la 8 va. Feria del Libro Distrital y Bibliópolis “Más libros más libres”. Celebración del Día del Autor Local (3 de septiembre) apadrinando a la recientemente inaugurada biblioteca de la Sociedad de Fomento de Zelaya.
Y la publicación de la Primera Antología de Autores Locales con 44 participantes.
Esos fueron los principales logros de este 2019 que se va.
Quién ama escribir y sueña con sacar un libro ya no estará solo. Se rompió la soledad del escritor.
El día de la entrega de reconocimientos que se hizo en Derqui, se entregaron diplomas por el apoyo a bibliotecarias, docentes y directivas de escuelas presentes en la velada llevada a cabo el jueves 28 de noviembre.
El salón de la familia Castillo estaba colmado.
También se reconocieron a varios espacios amigos presentes, donde se pudieron construir puentes: Torrente, la SOFO, Mermelada y su Club de La Palabra, Palabras del Alma, El Cruze, Media Vuelta, Turismo, El Termómetro, biblioteca TelViso, coordinadoras de las casas de la cultura de Derqui y Astolfi. Y Flor Ferrarazo, una persona muy importante para los autores por su aporte y acompañamiento. Y familiares de los autores que son incondicionales.
Paz para todos.
Cuando el joven Fran Bottarini, de 17/18 años, presentó su libro Hipie con Osde en Mermelada, días antes de la fiesta y rodeado de sus compañeros de escuela, todos pibes y pibas de la zona, sus ojos brillaban y su risa se reflejó en la mirada de sus padres de tal manera que el mundo fue un lugar mejor. 
 

Comentarios