BIEN GRACIAS

Repetir es humano, observar es muy fino

por Frank Di Pasquale

Repetir es humano, observar es muy fino


Después del primer día sin hablar con ella, intuí (es una manera de decir, ya que era la séptima vez que sucedía) que todo volvería a repetirse,
Había salido de viaje hacia no sé qué ciudad del interior de la provincia con el fin de visitar a su familia, la misma secuencia exacta se había dado diez meses antes durante las fiestas, mismo viaje, mismo fin, mismo primer fatídico día sin hablar. Además de otras tantas reiteradas veces.
¿Quién es ella? Aun no lo sé, no me refiero a su nombre sino a su ser. Quizás sea un misterio por siempre, ese misterio que domina tan a la perfección la energía femenina y que cautiva las neuronas tan sencillas y básicas de la energía masculina.
Conocía sin dudas su mecanismo repetido en el tiempo, dejar de hablar un día, esperar mi reclamo y luego abandonar sin mucha explicación, para volver al tiempo. Encuentro y desencuentro, frenético péndulo sin freno. 
Conquistar y ser conquistado mueve adrenalina, abandonar y ser abandonado también.
Pero algo cambió en esta oportunidad. Por primera vez comencé a observar mi repetición, mi participación, mi rol protagónico o secundario en su historia o en la mía. A escuchar mis respuestas y ver mis reacciones a las calcadas secuencias que ya conocíamos los dos, como en un ensayo teatral uno incorpora el guión y los distintos actos de la obra para repetirlo noche tras noche frente al público. Todos sabemos lo que va a pasar, pero sucede de nuevo, inevitable, eterno y enloquecedor.
Días después me senté frente al televisor en un sillón que no es mío, el Buda de mi living estaba rodeado de Minions amarillos abandonados por sus dueños, el duende que me regalaron el año pasado sonreía sin sentido y Marcelo Tinelli gritaba por vigésima quinta temporada consecutiva "chau, chau, chaaauuuu”.
Creo sencillamente que la humanidad basa toda su historia en la repetición, por eso los programas exitosos de tv hacen exactamente lo mismo en el mismo momento y de la misma manera todas las recalcadas veces!
Por eso los ritos religiosos se llevan a cabo de manera repetida e igual desde los tiempos inmemoriales sin que nadie siquiera se lo plantee.
Somos dueños y esclavos de nuestras repeticiones, repetimos porque tenemos miedo, porque no podemos soportar el temor a dar la misma vuelta por otro lado, porque saber lo que va a pasar nos da una seguridad fallida por donde se la mire.
Es por todo esto que decidí dejarla, para no repetir lo de siempre, lo que nos lleva a perdernos y encontrarnos. Esta vez manda el azar.

BIEN, GRACIAS
Miércoles de 14 a 16 por FM Plaza 92.1MHZ



Comentarios Libres