Una orquesta para dar oportunidades donde no las hay

La escuela infantojuvenil del Instituto Frédéric Chopin integra y forma a chicos de bajos recursos. En 2013, debutaron en los escenarios con el pie derecho: en octubre se presentan en el Luna Park.
jueves, 12 de septiembre de 2013 · 00:00

Ocho años de gestación y tres de laboratorio demandó el proyecto que hoy involucra a casi 40 jóvenes músicos pilarenses. Pero el tiempo invertido no se mide en años sino en logros para la orquesta infantojuvenil del instituto Frédéric Chopin que en 2013 salió a conquistar escenarios iniciando un derrotero de conciertos que en un mes los depositará en el Luna Park.

Son 39 los chicos y chicas, todos ellos de entre 8 y 16 años, quienes integran la orquesta fundada por el instituto de formación docente y técnica que desde hace una década funciona en Pilar, actualmente en Villa Morra. Los dirige María Clara Parodi.

Pero más allá de la corta edad de muchos de sus integrantes, el conjunto cuenta con otra particularidad: pese a estar organizada por un establecimiento de carácter privado, está integrado por chicos de escasos recursos que reciben formación musical sin costo alguno, de la misma forma a la que acceden a los instrumentos.

“Desde hace diez años, cuando abrió el instituto teníamos ganas de generar un espacio para chicos que no tengan la posibilidad de pagar”, explicó Geraldine Castro, profesora de Lenguaje Musical del establecimiento. “Estuvimos ocho años hasta poder hacerlo porque es un proyecto que implica un gran gasto, desde incorporar los instrumentos hasta pagarle a los profesores”, agregó la docente sin ocultar el orgullo generado por los logros obtenidos por la orquesta desde su creación hace tres años potenciados por lo acontecido en este 2013, cuando decidieron salir al encuentro del público.

 

Realidades

“La mayoría de los chicos no tienen nociones musicales, solo la voluntad y el compromiso de aprender”, destacó Castro. La convocatoria –solo limitada por la cantidad de cupos que dan los instrumentos- fue trasladada a colegios públicos de la zona y la respuesta fue inmediata.

Hoy el grupo se nutre de los jóvenes y niños que se plegaron a la propuesta y de alumnos que toman clases de algún instrumento en el instituto Chopin.

“Lo importante es que más allá de lo musical se van armando grupos de contención entre ellos, a veces fuera de los ensayos del instituto los chicos por si mismos se juntan a ensayar por su cuenta”, remarcó la docente, y al momento de puntualizar el efecto que tiene en la vida de los jóvenes el pertenecer a un grupo de estas características, más allá del lógico desarrollo de habilidades musicales, manifestó: “le abre otro aspecto de la vida, otra manera de expresarse, los acerca a otro lenguaje y es abrir una puerta para hablar por otro medio cuando las palabras no salen”.

Asimismo, el contacto con música clásica o académica “los pone en otro lugar, les amplía la mirada, es abrir la puerta a otros conocimientos y a saber que hay algo aparte de lo que escuchás en la radio”.

Las gratificaciones para los mentores del proyecto no tardaron en llegar: “tenemos familias que con todo el esfuerzo juntan peso sobre peso para poder comprarle el instrumento al hijo cuando ven que se enganchó, eso es una gratificación para nosotros y a su vez, nos deja una vacante de un instrumento”.

 

Escenarios

De Pilar al Luna Park, en un año para recordar

El 2013 fue el elegido por los creadores de la orquesta para que los chicos salgan a la calle. Así comenzaron una serie de presentaciones que los llevaron, entre otros espacios, al teatro Lope de Vega donde compartieron escenario con la Orquesta Sinfónica Juvenil de San Martín. La agenda continúa el 21 de septiembre cuando volverá a compartir escenario con sus pares de San Martín, esta vez en dicho municipio.

La cita más destacada del año llegará a mediados de octubre cuando participará del XII encuentro internacional de orquestas juveniles. El 13 será en la Facultad de Derecho y al día siguiente nada menos que en el estadio Luna Park.

Para esto, desde el instituto lanzaron un pedido solidario para recaudar fondos que les permitan comprar las remeras que la organización del encuentro exige. Las colaboraciones pueden acercarse a Julio A. Roca 226 (Villa Morra).

 

Comentarios