Walter Turco: “Hay que poner el arte en medio del paso de la gente”

El músico y editor de la revista ABCooltural presentó su proyecto de cultura. Encontró un espacio en el Frente Popular de Gustavo Trindade. “Intervengamos la ciudad”, propone.

jueves, 21 de julio de 2011 · 00:00

 

Walter Turco, anoche, presentando su plan. Atrás sonríen Desanto y Trindade.

 

por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

En la tarde de ayer, Walter Turco presentó su proyecto de cultura en conferencia de prensa. El lugar elegido por el músico y director de la revista ABCooltural es el centro de planificación estratégica de Gustavo Trindade, debido a que el precandidato a intendente por el Frente Popular concuerda con sus propuestas.

La postura de Turco no es novedosa: desde hace años, el artista expresa que Pilar necesita una renovación en materia de cultura, siendo sumamente crítico con la gestión actual. “A Trindade le dí a conocer el proyecto desde antes que fuera concejal –afirmó-, y empezamos a movilizar en cierta forma, con algunos hechos culturales, para salir a mostrar en qué consiste el proyecto”.

En diálogo con El Diario, afirmó que “una de las patas fundamentales es, obviamente, el artista: a los artistas ya hechos hay que darles promoción, difusión y trabajo. Lo que se ve hoy es que al artista formado que se les arrima, le dan algo. Es como una asistencia al artista formado”.

Turco añadió que “otra pata es salir a buscar, con ese artista formado, conexiones con la cuestión ciudadana: hay varias acciones, por ejemplo quitarle la categoría académica a los talleres, y que sean de inclusión o divertimento. Los talleres con docentes deben ser para trabajar lúdicamente con la gente”.

En este sentido, indicó que “vemos año a año que los talleres municipales corren una carrera para ver cuánta gente anotan, y siempre el número es mayor, pero egresan muy pocos, porque a la gente que tiene vocación o gusto por algo, la tratan como en un colegio, con exigencia académica. A esa persona que viene de trabajar, o cuida a sus chicos, la retan porque no practicó...”. Por eso, Turco precisó que la idea “es darle a la gente común la oportunidad de una actividad lúdica, en esa cuestión que en su momento postergó porque tuvo que trabajar, no tuvo medios, se casó, etc., ayudar a recrearla”.

En cambio, el músico habló de “destacar a quién sí tiene condiciones y puede estudiar. A ese hay que ponerle un docente para hacer una carrera académica. Se anotarían menos, pero terminarán todos. Si quisiera hacer una actividad que no tenemos, ahí sí debemos darle una beca”. Así, comentó que a las becas “hay que aplicarlas con el sentido que se les da en muchos países, la devolución comunitaria: todo el que recibe algo del Estado, de alguna manera lo tiene que retribuir”.

 

Divulgación

“Es un trabajo muy fino –expresó Turco-, no es visible, no son las ferias rimbombantes. Es un trabajo en casas, barrios, clubes, buscar dónde hay una reunión de algo. Si la gente se junta a jugar al ajedrez, con los talleres municipales hacemos tableros y piezas”.

A su vez, opinó que “no hay que pedir que la gente acuda al teatro u otros lugares, sino llevar el espectáculo adonde está la gente. Un elenco teatral podría dar sus obras de manera itinerante durante todo el año, en lugares distintos”.

Así, afirmó que “hay que poner el arte delante del paso de la gente, intervengamos la ciudad: los espacios públicos, hospital, paradas de colectivos, correo, etc. Pongamos el arte ahí, que alguien va a sentirse conmovido. Ese es el hecho cultural –agregó-, la conmoción de ese ciudadano esperando el colectivo, esperando para pagar la luz o donde esté”.

Turco continuó señalando que “una vez producido ese hecho, ahí intervenimos como gobierno. Si logramos esa movilización de los artistas en la calle con la gente, me parece que es más fácil interactuar con las otras áreas cuando haya que hacer, por ejemplos campañas de bien público como de higiene bucal, educación sexual o cualquier tema: a esas campañas las hacemos con artistas yendo a los lugares donde se enseña, las escuelas. Que el chico vuelva a la casa y dibuje, pinte y sepa que hay que lavarse las manos”.

El artista finalizó expresando que “si yo estoy encerrado todo el día en la Casa de la Cultura, no puedo aplicar el plan. Hay que salir día y noche para que se haga. Hay que estar, realizarlo, el proyecto es muy ambicioso pero hay que estar encima. No alcanza con organizar un evento por mes, eso ya lo estoy haciendo sin ser gobierno”.

 

Textual

“Intervengamos la ciudad: los espacios públicos, hospital, paradas de colectivos, correo, etc. Pongamos el arte ahí, que alguien va a sentirse conmovido. Ese es el hecho cultural, la conmoción de ese ciudadano esperando el colectivo, esperando para pagar la luz o donde esté”.

 

 

Comentarios