La pilarense Belén Rodríguez brilla en el Festival de San Remo

La joven de 26 años deslumbra en el certámen de la canción más importante de Italia. En su momento de mayor popularidad, conduce el evento junto a la novia de George Clooney.

17 de febrero de 2011 - 00:00

 

Belén, junto a Elisabetta Canalis, la novia italiana de George Clooney.


Coronando su mejor momento profesional en el país que la hizo famosa, la pilarense Belén Rodríguez Cozzani deslumbra en el festival de la canción de San Remo. El mismo evento que en su momento fue consagratorio para figuras como Valeria Mazza y Lola Ponce, hoy lo es para la joven que creció en el barrio Pellegrini III.

Envuelta en un espectacular vestido azul de la diseñadora Alberta Ferretti, Belén –de 26 años- pisó el martes por primera vez el escenario de la mano de Elisabetta Canalis, la novia italiana de George Clooney, con quien comparte la conducción del espectáculo junto al presentador oficial, el cantante Gianni Morandi.

La argentina, que creció en el barrio Pellegrini III donde actualmente vive su familia, hizo una vez más gala de su elegancia, su simpatía y su soltura a la hora de enfrentar quizás la prueba más grande de su carrera. Incluso se animó a interpretar un tango en el escenario del teatro Ariston, donde se realiza el espectáculo.

Está prevista la presencia en el festival de personalidades internacionales de la talla de Robert De Niro y de la cantante canadiense Avril Lavigne y el grupo británico Take That con Robbie Williams. El concurso tiene como fin seleccionar un cantante entre diferentes postulantes, que este año son 22 y todos de origen italiano.

 

Los años en Pilar

Hija de Gustavo Rodríguez y Verónica Cozzani, y sobrina y ahijada de la directora de Defensa del Consumidor María José Cozzani, Belén llegó a Pilar apenas iniciada la adolescencia.

Tras cursar sus estudios secundarios en varios colegios de Pilar, entre ellos el Complejo Evangélico de Villa Rosa, un desafortunado hecho policial en la casa donde aún viven sus padres –la familia sufrió un violento asalto y a raíz de la noticia murió su abuelo paterno a causa de un infarto-, algunas puertas que se cerraron y, sobre todo, sus decididas ganas de ser una estrella la llevaron a probar suerte en el viejo continente.

Tras probar suerte (y no obtenerla) en el reality Super M, un casting televisivo conducido por Ricardo Piñeiro donde se elegía a una modelo entre varias aspirantes, llegó a Italia de la mano de una agencia de modelos para realizar las fotos para una campaña publicitaria.

Unos pocos días le bastaron para tender las redes suficientes para animarse a viajar sola e instalarse en el país, frente a la sorpresa de sus padres que tampoco intentaron detenerla. La falta de documentación la llevó a vivir como ilegal varios años e incluso a pasar algún tiempo en México.

Mientras tanto, de la mano de una belleza incuestionable –la llaman la Sofía Loren argentina- fue ganándose un lugar no sólo en el mundo de las pasarelas sino en el de la farándula italiana.

 

La fama

Participaciones televisivas, grandes contratos publicitarios (es la cara de TIM la compañía de telefonía celular más importante de Italia), portadas de revistas y romances qué dieron que hablar como el que tuvo con el jugador de la Roma Marco Borriello y el que actualmente mantiene con Fabrizio Corona, dueño de una empresa de papparazzis, fueron el trampolín suficiente para que hoy goce los beneficios y sufra las consecuencias de la fama.

Instalada en Milán, Belén fue involucrada en las fiestas del presidente Silvio  Berlusconi, rumor que la llevó a accionar contra varios medios de prensa. Además, sufre el acoso de la prensa y del público cada vez que pone un pie en la calle.

Así lo confirmó a El Diario su padre Gustavo, que el pasado mes de enero relataba: “no se puede caminar por la calle, todo el mundo la saluda, se saca fotos”. Y en este sentido, aseguró que “yo me di cuenta lo que era antes de pisar suelo italiano por primera vez, íbamos en el avión y hablando con un hombre le dije a qué iba, la cara se le transformó, no lo podía creer, me pedía autógrafos a mí”.

La argentina es actualmente uno de los personajes mediáticos más populares de Italia.  El año pasado protagonizó la película Natale in Sudáfrica y ya se encuentra rodando su segundo film. Además de participar en varios programas de cadena televisiva italiana RAI, Belén formó parte del reality “La isla de los famosos”, una especie de Expedición Robinson de caras conocidas, en el que salió segunda. 

 

 

La hermana sigue sus pasos


Desde hace algún tiempo su hermana menor, Cecilia, intenta probar suerte en el mundo de la moda y para esto ya se mudó a Italia, donde dio sus primeros pasos como modelo.

Jeremías, el tercer hermano, aún continúa viviendo en Pilar. Precisamente es en la casa familiar de Pellegrini III donde Belén se refugia cada vez que viene de visita a la Argentina a disfrutar de sus allegados y del anonimato.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar