“Ahora soñamos con la clasificación”

Tras vencer a Camioneros, Jorge Vivaldo, arquero de Unión, sostuvo que “van de menor a mayor”. Habló de la  actualidad del fútbol de nuestro país. “Hoy se corre más, pero se juega menos”, tiró.

16 de febrero de 2011 - 00:00

 

“Soy un tipo al que siempre le gustó jugar al fútbol”, dijo el Flaco. Hoy cumple 44.

 

Pocas veces en el mundo del fútbol un refuerzo influye tanto y tan rápido la identidad de un equipo, pero Jorge Vivaldo cambió drásticamente a Unión de Del Viso.

En un suspiro, la llegada del ex arquero de Chacarita y Arsenal fortaleció como nunca al Tatengue. Además de la garantía de seguridad que constituye debajo de los tres palos, el Flaco facilitó la llegada de Álvaro Fernández, Maximiliano Sequera, Leonel Liberman y Silvio Carrario, jugadores que le aportaron mucha jerarquía al equipo de los técnicos Eduardo Palladino y Omar Domínguez.

A los 44 años (hoy es su cumpleaños), Vivaldo ratificó que sus habilidades como arquero siguen intactas, se posicionó como el capitán y referente motivador del conjunto delvisense, que el último sábado venció al poderoso Camioneros (1-0) y ahora quiere hacer historia en el Torneo del Interior 2011.

Sin embargo, antes de volver a ponerse los guantes, el Flaco evaluó seriamente su regreso y dejó en claro que su prioridad es trabajar como técnico.

“Cuando Omar (Domínguez) y Eduardo (Palladino) me invitaron a sumarme a este proyecto realmente lo dudé mucho, porque hacía mucho tiempo que no me tiraba. Las únicas veces que volaba era cuando tomaba un avión desde el sur para venir acá. Nunca había dejado de entrenar, pero no estaba haciendo lo que hace especifícamente un arquero”, manifestó, en diálogo con el programa Materia Prima, de FM Plaza (92.1 Mhz.), de lunes a viernes de 7 a 9.

 

-¿Dónde encuentra un jugador retirado la motivación para seguir?

- Soy un tipo al que siempre le gustó jugar al fútbol. Una vez retirado me pasó lo mismo que a los 18 años, que cada vez que me invitaban a jugar iba porque me encantaba atajar. Cuando me bajé, siempre estaba en algún campeonato de ex jugadores o torneo de veteranos. Mañana (por hoy) cumplo 44 años y si uno dice que a esa edad va a seguir jugando parece una cosa de locos, pero la realidad es que la motivación siempre está. Sobre todo en los muchachos (de Unión), las ganas y la ilusión que tenemos con este equipo.


-¿Creés que la victoria ante Camioneros despertó la ilusión de la gente?

- Fuimos de menor a mayor, cada vez fuimos jugando un poco más. Y el resultado que conseguimos contra Camioneros nos va a dar el espaldarazo para estar un poco más tranquilos. No logramos mucho, solamente se ganó un buen partido. Pero ahora todos soñamos con la clasificación que antes de empezar parecía imposible. La victoria fue como una caricia para el grupo, que la viene peleando y los chicos que vienen sufriendo y sacrificándose hace tanto tiempo.

 

-El aporte de los refuerzos resultó clave en el funcionamiento de Unión, ¿se adaptaron rápidamente al grupo?

- Cuando Eduardo (Palladino) nos preguntó sobre la posibilidad de sumarnos, nos miramos entre nosotros (Liberman, Carrarrio, Fernández y Sequera) y la verdad es que en ese momento bromeamos con formar un geriátrico, porque estamos todos cerca de los 40. Después hablamos con los muchachos del equipo, porque esa es otra cuestión. Nosotros veníamos a sumar como locos, pero siempre y cuando los chicos del equipo estén de acuerdo. No tuvieron ningún problema, al contrario ya hemos compartido varios asados.

 

-¿Cómo imaginás el futuro inmediato de Unión en el torneo?

- Ojalá sigamos así y se pueda llegar lo más lejos posible. Aunque, sinceramente, también espero que surja alguna propuesta laboral para dirigir en un club, porque actualmente estoy desempleado. Estuve en la CAI hasta diciembre, me desvinculé y ahora estoy sin trabajo.  

 

El fútbol argentino, hoy

De vasta trayectoria en Primera y tras su paso como DT en la B Nacional, Jorge Vivaldo opina con la voz de la experiencia a la hora de hablar del presente de fútbol argentino.

“Hay equipos que juegan bien e intentan romper el orden que rige con la monotonía. Pero hoy la mayoría intenta correr y se juega menos. Se buscan resultados inmediatos y se resigna el funcionamiento”, consideró el arquero, quien sostuvo que “la posesión de la pelota es lo más importante”.

“Hoy se ven jugadores que paran la pelota, si es que la paran, y la revientan. Así vuelve a dividir la posesión en lugar de dar un pase de 10 metros al compañero que tenían al lado. Hay que buscar un equilibrio entre el lirismo y la automatización de los movimientos”, agregó y advirtió: “Ojo, puedo sonar como un director técnico lírico, pero en realidad soy un enfermo del orden técnico y táctico. Pero una vez que tenés la pelota hay que jugar. Para eso es necesario encontrar funcionamiento, jugadores de buen pie y tratar de tener una identidad, tanto con y sin la pelota.”

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar