Soy Mano: “Más claro…echale agua”

por Graciela Labale

12 de febrero de 2011 - 00:00

 

Desde hace tiempo me preocupa y ocupa el tema del agua, el recurso natural por excelencia, el que considero más importante, pero no sólo de la que a veces escasea en mi canilla. Es el agua el alimento fundamental del humano y de la madre naturaleza. Un elemento preciado y apreciado por todos. Tanto que los más grandes intereses del mundo se mueven tras ella. Sólo basta recorrer el oeste de nuestra Patagonia para ver cómo empresas de capital extranjero ¿compran? territorios cercanos a las mejores fuentes de agua dulce o esos barcos que circulan por el Paraná llevándosela vaya a saber dónde, mientras son muchos los que miran para otro lado.

Por estos días tuve la oportunidad de circular por Córdoba y pude palpar de cerca el fantasma de la sequía y los intereses creados haciendo estragos, mientras nosotros, todos, miramos para otro lado. ¿Qué estamos esperando?...

En una pared de San Marcos Sierras, reflejando esta triste realidad, el Duende Garnica escribió hace un año:

“El agua no es cosa líquida encerrada en un envase, tampoco esa franja presurosa que corre por el río. Ella es el motor vital de la errante humanidad que a diario la contamina, la derrocha, asegurando la sequía de la muerte. El agua es la vida, sos vos, aquél, el mundo entero, personas que no saben lo que es no tener agua, la desidia, el monopolio económico, los gobiernos necios, la avaricia, la absoluta e insoportable boludez humana que quiere secarte y dejarte el amor sediento…

Pasarán muchas lunas, turistas, ciclos, vientos, almanaques y alguna vez un puñado de locos se volverán lluvias de plegarias pidiendo que cuidemos el agua, el monte, tus sueños, los frutos del futuro, las plantas del encuentro. Polvo somos y volveremos a la tierra pero tenemos el alma de agua –tierra– trabajo como bendición del cielo para la humanidad sedienta de sueños”.

Una problemática que no sólo debería encabezar las agendas de los políticos sino las de todos los habitantes de este tan maltratado planeta. Esto es nada más que un pensamiento en voz alta.

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar