Catherine Fulop: “Me gustaría que vieran un poco más allá de mi físico”

La venezolana estuvo en Pilar renovando su look en una peluquería del K50. Allí habló sobre la madurez, la exposición, las nuevas comunicaciones y la necesidad de pararse frente al público desde otro lugar.
domingo, 27 de junio de 2010 · 00:00

 

Catherine con su estilista Álvaro Rivas. Apuesta por el cambio, más allá del look.

 

 

por Celeste Lafourcade

 

Saluda, abraza, se saca fotos, las sube a Twitter, chequea los comentarios, se ríe. Se mira al espejo, revisa el nuevo corte de pelo, pide opiniones, vuelve a soltar una carcajada y sigue. Ese terremoto caribeño capaz de revolucionar una peluquería a la hora de la siesta es Catherine Fulop.

Con una simpatía genuina que la hace querible, cercana y anti-diva, la venezolana estuvo en Pilar el último viernes en Cool Cuts Hair Studio (Panaericana Km.50) donde renovó el audaz corte de pelo, punta del iceberg de un cambio mucho más profundo y del que habló con El Diario.

De la mano de Álvaro Rivas, responsable de la cadena de peluquerías, Catherine cambió su pelo larguísimo por un look tan corto como osado, algo más rubio a partir de la última intervención.

“Tenía el pelo estresado y pensaba que tengo tantas cosas para hacer en mi vida... ¿por qué voy a estar tan pendiente de cómo me voy a peinar? –explica con naturalidad, fuera de toda pose, la misma con la que accede a la sesión de fotos improvisada. Y sigue: “Pensé que eso no tenía que ser una preocupación en mi vida, quiero algo práctico porque en este momento estoy con muchas cosas que me están haciendo crecer y el pelo es una pérdida de tiempo”.

 

Cambio

- Dicen que en las mujeres los cambios exteriores siempre son reflejo de otro interior. ¿Qué cambio interno hubo en vos en el último tiempo?

-Creo que tiene que ver con la madurez. Por suerte uno va cambiando constantemente. Mi esencia nunca se va a modificar pero yo siento que hay cambios lindos en mí que tienen que ver con la madurez y ya es como que quiero demostrar que no soy un pelo, una cara bonita. Me gustaría que vieran un poco más allá de mi físico. Sin necesidad de afearme, al contrario, con el pelo corto siento que estoy más sexy.

- ¿Costó que comenzaran a valorar otras cosas en vos más allá de lo físico?

-Sí, yo creo que siempre a mí me valoraron porque tengo una personalidad de buena energía, alegre, pero como hago gimnasia, me cuido, lo ven como que es frívolo, cuando es todo lo contrario. Yo primero me amo yo y por eso puedo amar a todos los demás y le estoy demostrando a la gente que hay que cuidarse. Yo voy a un programa de televisión y cuido hasta el mínimo detalle por respeto a los que me invitan y después por mí, porque yo me quiero. No voy a ir toda desprolija para que digan soy seria.

- ¿Cómo es la relación con tus hijas ahora que están entrando en la adolescencia?

-Es linda. Yo creo que por eso también es un momento bueno de mi vida para un cambio porque me separo también de ellas, no estoy como ellas con el pelo largo. Es un momento en que ellas están en la flor de la belleza y yo las quiero acompañar para que me vean bien mamá. Amigas son las del colegio, yo soy su mamá con todas las letras.

 

Yo twitteo, tu twitteas

“¿Cómo que tú no tienes twitter?”, pregunta con un asombro gracioso y lanza una carcajada, otra más. Catherine, que se reconoce adicta a la página red social favorita de las celebridades, mucho menos popular en la Argentina que su primo hermano Facebook, no deja de mirar de reojo su teléfono celular y espía los comentarios de la foto que acaba de publicar luciendo su nuevo corte.

- ¿Cómo vivís como persona pública la llegada de estas herramientas que se basan en la exposición de la vida privada?

-Yo creo que tenemos que estar todos metidos en esto para conocernos, porque lo que no conoces es lo que te da miedo. Es la nueva manera de comunicarse. Mis hijas no ven televisión, están todo el tiempo en la computadora. A veces estamos en el mismo sitio con mi marido y me manda mensajitos de texto para decirme “te quiero”. Es una manera de comunicarnos. Abrí el Twitter y en cinco días tuve 5.500 seguidores. Me escriben de todos los lugares donde vieron mis telenovelas. Estoy construyendo mi página web para subir cosas personales porque prefiero montar cosas de familia mías que la porquería que sale a veces en Internet de uno. Nos tenemos que presentar ante estas comunicaciones como realmente somos. Si no tienes Facebook, Twitter, página web estás out.

- ¿No lo sentís como una intromisión a la vida privada?

-No para nada, si lo hace Ricky Martin mi amor…Yo sé que vivimos en un país con un poco más de inseguridad pero allá los famosos van con sus hijos a los eventos, no les preocupa que les saquen fotos. Acá le tapan la cara, a mí me parece una ridiculez. Se quieren hacer los interesantes. Acá son contados con los dedos los famosos que tienen mucha plata, en esos capaz que se entiende, pero todos los demás somos laburantes. Trabajamos en televisión y a lo mejor los sueldos son un poco mejores que los del común de la gente pero no somos millonarios.

Heroína de recordadas telenovelas como “Abigail” o “Déjate querer”, Catherine llegó a la Argentina a principios de la década del 90 y desde entonces su carrera siguió desarrollándose en este territorio. Además, se casó con Ova Sabatini y fue mamá de Oriana y Tiziana. Desde hace unos años, su profesión dio un vuelco hacia la conducción y en este plano, se prepara para volver a Talento Argentino, programa basado en la detección de nuevos valores artísticos.

 

 

Madonnas contemporáneas

 

Un año y medio después de haber comenzado con sus clases de fotografía y con varias imágenes publicadas, Catherine aceptó el desafío de preparar el calendario de Fundalam, institución pro lactancia materna de la que ella es madrina. Ad honorem y con la colaboración de su estilista Álvaro Rivas y su maquilladora Mabby Autino, Catherine se encuentra en pleno proceso de armado del calendario, cuyas protagonistas serán: Patricia Sosa, Araceli González, Maru Botana, Eleonora Wexler, Margarita Barrientos, Verónica Lozano, Analía Maiorana, Mabby Autino, Gabby Herbstein, Adriana Oreiro y Valeria Bertucelli.

“Yo las llamo madonnas contemporáneas –afirmó- La idea era buscar mujeres fuertes porque amamantar es un acto de entrega, de amor. La mujer que amamanta es muy valiente”.

Comentarios