Octubreando: Antinomias

por Horacio Pettinicchi
octubreliterario@yahoo.com.ar
miércoles, 2 de junio de 2010 · 00:00

  

Nadie duda que el término Bicentenario es la palabra de moda, pero de verdad poco sabemos qué festejamos. Nos dicen que el nacimiento de la Patria, pero… ¿fue el nacimiento de la Patria? y si así fuera, ¿de qué Patria? Nos cuentan de la Revolución de Mayo, estoy de acuerdo que algún cambio simbólico hubo, pero revolución? Bueno es entonces preguntarse quiénes fueron los protagonistas. Según historiadores, Saavedra integraba el Gremio de los Hacendados, casado con Francisca Cabrera casualmente también hija de otro hacendado, el padre de Belgrano a igual que el de Vieytes y de Chiclana también era de la misma corporación. Ahora bien, ¿qué significaba ser hacendado en esos tiempos? Según dicen eran los propietarios de tierras y y/o vacas, practicaban la más brutal explotación a sus asalariados desposeídos de todo derecho, usufructuario de esclavos hasta con derecho a pernada. Y si alguno piensa que su fin era la libertad de estos pueblos se equivoca de cabo a rabo. De acuerdo a distintos historiadores, la cuestión pasaba por librarse del régimen colonial que impedía el desarrollo capitalista o sea que la tan mentada revolución fue llevada a cabo por la oligarquía vacuna. En sus periódicos, además del libre comercio, se hacía especial énfasis en la necesidad de la defensa de la propiedad, a cualquier precio, y en la mala conducta de los trabajadores (cualquiera similitud con ciertos medios actuales es pura casualidad).

Tampoco faltaron comerciantes en esa movida, o mejor dicho contrabandistas, molestos también por el control que existía en el ingreso de mercadearía extranjera (léase inglesa). Y a igual que la del 30, 55, 66 o la del 76, en esa revolución tampoco faltó el apoyo militar brindado por el Regimiento de Patricios (los de la coleta, se acuerdan?) que no por pura casualidad estaba conformado por productores con tienda propia y otros “acercados” a los hacendados. Se me hace pensar que más que revolución, “festejamos” el inicio de las antinomias en nuestro país. Según el filólogo Ferrater Mora, antinomia, en su sentido amplio, es “…todo conflicto entre ideas, proposiciones, actitudes, etc…”.

Recordamos entonces los partidos saavedrista y morenista, que aún mantienen vigencia bajo otros nombres. Cabría entonces hablar del asesinato de Mariano Moreno y la brutal y sangrienta persecución sufrida por los que imbuidos en las ideas de Rosseau quien creía en la evolución. Luego, bueno luego fueron Dorrego o Lavalle, La Patria Grande de Artigas o  el Directorio Porteño, el olvido a que fueron sumergidos la Coronela Azurduy o el mismo Belgrano, y por qué no peronistas o Contreras, socialismo nacional o nacional socialismo setentitas, y por qué no River o Boca, Riquelme o Palermo.

Pueblo raro éste, si hasta en los colores de nuestra bandera no nos ponemos de acuerdo, para algunos azul y blanca, para otros celeste y blanca. Lo que sí estoy seguro que es tiempo de pensar de una buena vez qué país queremos, qué proyecto de Nación nos debemos, dejando de lado las pequeñas cosas, los intereses mezquinos, principalmente de nuestras clases gobernantes.

Comentarios