Los pilarenses desafiaron la lluvia y festejaron el triunfo argentino

Se concentraron en la 12 de Octubre para celebrar la victoria del seleccionado de Maradona. También se hicieron sentir los bocinazos y el penetrante sonido de las vuvuzelas.
domingo, 13 de junio de 2010 · 00:00

 

Bandera y bombos para este grupo de hinchas, uno de los primeros en llegar a la plaza.

 

 

A pesar de la exigua victoria de la selección argentina, y de la persistente lluvia que se abatió sobre Pilar durante y después del partido en el que los dirigidos por Diego Armando Maradona derrotaron a Nigeria por 1 a 0 en su debut mundialista, los hinchas pilarenses desafiaron el clima y se concentraron en la plaza 12 de Octubre de Pilar para celebrar el triunfo ante los africanos.

Los clásicos bocinazos y el penetrante sonido de las vuvuzelas –el elemento favorito de las hinchadas en el Mundial de Sudáfrica- se sumaron al festejo. En tanto, los fanáticos argentinos, que portaban banderas, paraguas y camisetas albicelestes, llegaron en su gran mayoría desde los barrios El Bosque y Villa Verde, de Pilar.

El análisis y la evaluación de los hinchas fue positiva, a pesar de que Argentina apenas pudo ganarle por la mínima diferencia a un rival que demostró claramente una inferior calidad táctica y técnica, aunque evidenció un poderío físico interesante.

Esa aprobación al desempeño del equipo nacional se vio reflejada en los cánticos que se entonaron. El que más pudo escucharse en la plaza pilarense fue el ya tradicional “...qué vamos a ser campeone’ otra vez como en el 86”.

 

Aprobado

Pero el optimismo de la hinchada se manifestó también en las declaraciones post partido. “Argentina jugó bien y superó los nervios del debut que eso es muy importante para lograr tranquilidad e ir mejorando de cara a los próximos partidos. Además, el que menos pensábamos y el más criticado fue el que le dio el gol del triunfo a la selección”, manifestó un muchacho que llevaba una bandera argentina como capa, un gorro de lana celeste y blanco y una botella de cerveza en la mano.

Sobre la misma plaza, justo en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Rivadavia, un vendedor montó un puesto en el que ofrecía banderas argentinas, gorros, escarapelas y paraguas celestes y blancos. Sin lugar a dudas, la lluvia conspiró no sólo contra los festejos sino también contra su nivel de recaudación.

Por su parte, una familia completa se sumó a la celebración popular ya casi cuando las vuvuzelas pilarenses y las bocinas comenzaban a acallarse. Enfundados en camisetas, banderas y sombreros tipo arlequín albicelestes, un matrimonio y sus pequeños hijos no quisieron perderse la oportunidad de soltar su algarabía, esa que esperamos que se reedite otras seis veces más de acá al 11 de julio próximo, el día de la gran final de Sudáfrica 2010.

 

 

 

Agita la bandera celeste y blanca, pero desde el auto.

 

 

 

Bien ataviadas las chicas salieron a festejar.

 

 

 

Bandera y paraguasl, la combinación de ayer. 

 

Comentarios