Preocupa la falta de contundencia

El principal problema que encontró Muñoz en Fénix fue la poca eficacia. "Tuvo profundidad, por ahí no fuimos concretos como me gustaría a mí. Pero eso se va a ir dando con el tiempo", disparó.
sábado, 27 de febrero de 2010 · 00:00

Arriola se escapa. El Tom volverá a la titularidad tras dos partidos.

 

Uno de los enigmas que tendrá que resolver Rodolfo Muñoz en las 10 fechas finales que le restan al campeonato de Primera C será la falta de contundencia. La mayor preocupación que tuvo Fito a lo largo de la práctica, en el estadio, fue la poca claridad que tuvo el equipo a la hora de marcar goles.

“Tuvo llegada, tuvo profundidad, por ahí no fuimos eficaces como me gustaría a mí o llegar con claridad al arco adversario”, resaltó, en su primer contacto con el plantel albinegro.

Y agregó: “Pero eso se va a ir dando con el tiempo. Además, el tema es intentarlo. Después, Dios dirá cuál será la suerte.”

Para este compromiso decisivo en el futuro de Fénix, ante Berazategui, decisivo porque se juega su gran chance de clasificar al Reducido ante un rival directo, Muñoz recuperó a Hugo Gianabella, quien purgó los dos partidos de suspensión tras ver la roja ante Ferrocarril Midland.

Y para este compromiso del lunes, el entrenador metió mano en el equipo y realizará 5 modificaciones además del sistema táctico. Cambiará el 4-4-2 por el 3-4-1-2 ya que es acorde a su filosofía de juego que “es ser protagonista, tener la vista siempre en el arco contrario”.

Por eso, ayer por la mañana arengó permanentemente a sus dirigidos y principalmente animó a Gustavo Arriola y Leonardo Ruiz, a los que consideró jugadores distintos.

Durante la práctica se cansó de dar órdenes y en el ida y vuelta, caminando toda la cancha y para apaciguar un poco la disfonía se tomó un litro de agua. Es que además de remarcarles errores a los delanteros y mediocampistas, también hubo retos para los defensores.

“Estoy convencido desde que dirijo que el fútbol tiene un componente importante desde lo afectivo, desde lo emocional y sobre todo desde la buena persona. Es un grupo de buena gente, inteligente, que tiene que entender el mensaje, que quedan dos meses antes de triunfar o fracasar. Ellos son responsables de haber llegado hasta acá. Tienen que terminar de alguna manera u otra, tienen que entender que el 70 por ciento que hacen del 100 de este juego, son ellos”, enfatizó.

Muñoz apunta a levantar la autoestima de sus jugadores y a que se convenzan de qué están en condiciones de jugar en gran nivel y cosechar muchos puntos no sólo para clasificar al octogonal sino también al incrementar el promedio de cara a la temporada que viene.

 

 

Como DT

El gran motivador 

por Martín Antoniazzi 

Como lo demostrara en su primer ciclo al frente de Fénix, Fito Muñoz tiene como condimento motivar y hacerle creer al jugador que se convenza de que puede rendir más.

El 2010 arrancó complicado para el equipo de Pilar, que en 6 presentaciones sólo sumó una victoria y perdió en las 5 restantes. Y febrero también fue un mes muy duro, ya que terminó con la conducción de Félix Benito y el interinato de Walter Piacenza.

A un equipo que perdió la confianza en sí mismo, el ex DT de Lamadrid puede llegarle a dar esa recuperación que necesita por su apodo de “El gran motivador”.

Con su discurso optimista, puede cambiar la mentalidad a los más experimentados como Grana, Arriola o motivar al que cuando no le sale una, enseguida se esconde.

Es posible que también enamore a aquellos que gustan del buen trato de pelota con su sistema de juego. Siempre apuesta al ataque permanentemente y por eso deja a tres en el fondo.

Su 2º ciclo al frente del Águila ya comenzó, ahora se verá si su breve trabajo surge efecto el lunes, cuando los de Pilar defiendan su primera batalla por quedarse en el Reducido.

 

Comentarios