La importancia de la prevención

Por Gustavo Kietaibl, médico veterinario.

La importancia de la prevención

Tomar precauciones o medidas por adelantado para evitar un daño, un riesgo o un peligro, es la definición exacta de la palabra. Prevenir no significa solamente vacunar y desparasitar a nuestras mascotas. Con eso solo no alcanza. Solamente algunas enfermedades se pueden prevenir; con la administración de vacunas.

En medicina veterinaria es muy difícil separar la medicina preventiva de la medicina curativa, pero cualquier acto médico previene una situación clínica de peor pronóstico.

En nuestro medio (veterinarias) estamos acostumbrados a tratar casos clínicos ya declarados, patologías manifiestas. Las personas se acercan a consultar con el problema de salud ya instalado y lamentablemente en estado avanzado.

¿Por qué esperar tanto? Si prevenir en definitiva significa visitar al veterinario con más frecuencia, ya que el diagnóstico inicial se enmarca dentro de signos y síntomas que el animal presente. El diagnóstico es un juicio clínico.

 

División

Hay distintos tipos de prevenciones: las poblacionales y las individuales.

Entre las poblacionales, la primaria es un conjunto de actividades sanitarias que se realizan, tanto por la comunidad o los gobiernos como por el personal sanitario, antes de que aparezca una determinada enfermedad. Es decir, son todas las actuaciones que se realizan sobre animales supuestamente sanos. Comprende la promoción de la salud, la protección específica de la salud y la quimioprofilaxis. Este tipo de prevención es la más importante y eficaz. Dentro de ella se podrían incluir las campañas de vacunación, las desparasitaciones masivas y campañas educativas.

A la prevención secundaria también se la denomina “diagnóstico precoz”. Se basa en los estudios poblacionales y su propósito es la detección y tratamiento de la enfermedad en estadíos muy precoces. Con ello, las posibilidades de éxito son mucho mayores y el costo asistencial es mucho menor.

Por último, la prevención terciaria es el conjunto de actuaciones médicas encaminadas a prevenir las complicaciones y secuelas de una enfermedad ya establecida. Por ejemplo, si hay  casos de moquillo, parvovirus o erlichiasis.

Las prevenciones individuales comprenden las acciones que los propietarios realicen en pos de la salud de su mascota, e implican la consulta particular al veterinario de confianza, el cual a través de signos y síntomas determinará la dolencia, utilizando para ello (de ser necesario) métodos complementarios de diagnóstico.

Las pruebas de diagnóstico complementario son herramientas esenciales para la confirmación de la situación sanitaria de los animales y la identificación de los patógenos. Permiten la detección precoz de enfermedades animales, tales como las zoonosis, y por ende, su gestión y control.

Actualmente, en medicina veterinaria contamos con una amplia gama de estudios complementarios como ser: biopsias, RX, ecografías, electrocardiogramas, eco cardiografía, resonancia magnética, análisis de sangre, endoscopias, entre otros tantos.

21
4

Valorar esta noticia

50% Satisfacción
0% Esperanza
16% Bronca
16% Tristeza
0% Incertidumbre
16% Indiferencia
Comentarios Libres