Manzanares, la localidad a la que no le pasan los años

por Juan Manzanares*
viernes, 1 de junio de 2012 · 00:00

Manzanares es uno de los pocos lugares, quizás el único de Pilar, que no cambió demasiado su impronta a través del tiempo. Sigue manteniendo eso de moverse a caballo, con los paseos de fines de semana de gente que aunque no trabaja con el polo, tiene sus caballitos para dar una vuelta. Y la gente que viene de afuera comenta eso, el movimiento de paisanos que ya no se ve en un lugar tan cerca de Buenos Aires. Es algo característico de aquí con respecto a otros pueblos. Hace dos décadas, en el lugar había muchísimo movimiento de caballos, era furor el polo y mucha gente que vivía de este deporte usaba ese medio de locomoción. Luego, con la llegada del Parque Industrial primero y de los countries y barrios cerrados después, el polo pasó a un segundo plano y muchas canchas se convirtieron en barrios, pero andar a caballo sigue siendo habitual.

El crecimiento de Pilar de los últimos 15 años impactó en nosotros, los que somos de toda la vida, porque vino un montón de gente que no conocemos. Antes nos conocíamos todos. Hay mucha gente nueva que vive en los barrios cerrados, a quienes cruzás en un kiosco de diarios o en un almacén y no sabés quiénes son.

Por otro lado, mucha gente trabajadora que vio en Manzanares un lugar tranquilo, lindo y con salida laboral en el Parque Industrial o en un barrio cerrado produjo una inmigración de gente, y nosotros (que estamos desde siempre), nos damos cuenta de que hay muchísimas caras desconocidas.

En cuanto al impacto, el distrito en general no estaba preparado para recibir la gente que recibió. Pero quizás los del casco urbano de Pilar son los que lo han sufrido más. Para nosotros los cambios han sido de a poco. Más allá de no conocer a la gente, no nos ha pegado tanto como en otros lugares. Yo sigo durmiendo en mi casa con las puertas abiertas. No hemos tenido grandes problemas de inseguridad. Tal vez tiene que ver con dónde está ubicado, que no hay salidas directas a la Panamericana y eso es una dificultad para la gente que viene a robar. Hemos tenido casos, pero lo considero bastante seguro.

Por supuesto que Manzanares se ha modificado, pero no tanto como tendríamos que suponer.

Pensando en el futuro, no creo que Manzanares tenga un gran desarrollo, por como está estructurado. Está limitado por un río y la vera del río Luján impide que se pueda avanzar. Donde está el barrio Luchetti no se puede expandir más, porque llegó a una zona baja del río Luján y ahí tiene un tope. Del otro lado hay muchos campos y, por los valores que se manejan, van a volcarse a ser nuevos countries.

Dentro de 15 años me lo imagino con una mayor cantidad de barrios cerrados, pero más allá de eso no veo posibilidades de grandes cambios. Va a seguir llegando gente de afuera que se va a seguir asentando. Y en el casco céntrico que hoy lo está ocupando gente de toda la vida, no creo que haya grandes cambios. Los cambios van a ser en los alrededores.

El que nació en Manzanares ama el lugar por sus características únicas. La persona que se va sólo es por una cuestión de trabajo. Es un lugar lindo, seguro y que no va a cambiar mucho a través del tiempo. No hay ninguna excusa para irse.

 

*Gerente de la Asociación Argentina de Polo.

 Descendiente de los fundadores que legaron a esas tierras en el siglo XVII

 

Comentarios