Colectividades

Inmigrantes: quiénes construyeron los cimientos del Pilar de hoy

La primera oleada fue francesa. Después llegaron los italianos y españoles y resultaron mayoría. Se inauguró una muestra en el Museo.

Inmigrantes: quiénes construyeron los cimientos del Pilar de hoy

AÑO 1928. Un joven Ovidio Fortunato López posa en medio de su reparto de pan, frente al restaurante “Francés”, ubicado en Junín y 11 de Septiembre.


por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com

Fueron arribando cuando el pueblo era apenas un conjunto de casas precarias cercanas al río Luján. Protagonizaron la mudanza al nuevo casco urbano, a principios del siglo XIX. Años más tarde, disfrutaron la nevada de 1918 y sufrieron con el ciclón de 1928. Fundaron instituciones, abrieron comercios, jugaron en clubes: son los inmigrantes, quienes codo a codo con los vecinos “nacidos y criados” forjaron el Pilar de hoy.
La procedencia de los inmigrantes incluye a varias colectividades, cada una marcando una época diferente. En este sentido, se comprobó que los primeros habitantes extranjeros fueron en su mayoría franceses, aunque las grandes olas migratorias trajeron a una masa de italianos y españoles (tampoco se olvida a los alemanes y sirio libaneses). Ya en la segunda mitad del siglo XX aumentó la llegada desde los países limítrofes, con Bolivia como nacionalidad mayoritaria de los nuevos vecinos.

Pioneros
“Hay que pensar que llegaban a Pilar luego de estar 40 días en un barco. Al arribar se les preguntaba por la ocupación, y las mujeres en su gran mayoría declaraban ser planchadoras. Al principio, los nuevos vecinos se dedican mucho a las actividades rurales”, expresó a El Diario Silvia Villamagna, coordinadora del Museo Municipal Alcalde Lorenzo López.
Precisamente, la inmigración en el distrito es el eje de la actual muestra temática en la entidad de Tucumán 960, que podrá visitarse hasta septiembre. Quienes visiten el lugar podrán participar de charlas explicativas sobre las distintas corrientes que llegaron al pueblo, encontrando además elementos de época, vestimenta, patentes de sulkis –utilizados como transporte comercial- y hasta registros de vecinos de las décadas del 30 y 40.
“La primera oleada es francesa –confirmó la historiadora-, a principios del siglo XIX. Hay un primer censo ganadero que así lo dice. Esto es bastante atípico, no llegaron tantos vascos e irlandeses como a San Antonio de Areco o San Isidro”. Y arriesga: “Creo que está relacionado a que Pilar fue una zona de mucha pujanza comercial, por sobre la actividad agrícola-ganadera”.

Crecimiento
La política estatal que fomentó la inmigración tuvo su impacto también en Pilar, con mayoría italiana y española.
Además, en 1874 se instaló el molino harinero Bancalari, en el actual barrio Carabassa, acompañado por el boom del ferrocarril. Casi todos sus trabajadores eran italianos que en 1019 –al cerrar el molino- decidieron abrir los tambos.
“La preponderancia italiana es impresionante”, dice Villamagna. De hecho, en 1905 la colectividad fundó la Asociación Italiana de Socorros Mutuos. Otro grupo masivo, el español, también tuvo su Centro (en Rivadavia y Lagrave), pero de su existencia casi no quedaron rastros.
A fines del siglo XIX y en los primeros años del siglo XX arribaron a Pilar los sirio libaneses. A este grupo pertenecen Felis –vecino asentado en Manzanares-, cuyo “nuevo” apellido fue anotado en forma arbitraria al llegar al país; junto a otros como Mansur (su tienda todavía permanece en el centro) y Aón (fundó La Reina en 1913).
Los registros exhibidos en el museo local muestran que por esas épocas la mayoría declaraba dedicarse a la construcción, aunque figuran también ingenieros, agrimensores o rematadores ¿Las nacionalidades? Italianos, españoles y hasta eslovenos (Mocnik) y checoslovacos (Mandak).
En dichos libros figuran apellidos que perduran en el pueblo hasta la actualidad, como Vallier, Zucca, Burcheri, Borsani, Beretta, Sassella, Zocchi, Dolera, Galera y siguen las firmas.
Asimismo, otros grupos, como el japonés (Tawata, Tokasiki), se asentaron en Pilar pero no llegaron a ser tan masivos como en la zona de Escobar.
En los últimos años, nuevas colectividades –como la china y más recientemente la venezolana- siguen aportando a la fusión cultural de un pueblo de puertas abiertas que no para de crecer.

 

1905
fue el año de fundación de la Asociación Italiana de Socorros Mutuos, una de las primeras entidades locales creadas por inmigrantes.


El dato
A fines del siglo XIX y en los primeros años del siglo XX arribaron a Pilar los sirio libaneses, con familias como Felis, Mansur y Aón.

 

Galería de fotos
71
4

Valorar esta noticia

81% Satisfacción
5% Esperanza
5% Bronca
5% Tristeza
0% Incertidumbre
1% Indiferencia
Comentarios Libres
  1. grafico
    Jorge | 08/07/2019 | 08:38
    Responder (0)
    Pos. (2) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Que pena que ningun intendente se ocupo de preservar las casas y frentes antiguos,perdiendo identidad de lo que fue Pilar.