Polémica por condena de la OMS a las carnes

Un informe de la organización internacional determinó que son cancerígenas. Y dictaminó lo mismo para los embutidos. Especialistas relativizaron las afirmaciones del organismo.
martes, 27 de octubre de 2015 · 00:00
Especialistas en nutrición, oncología y gastroenterología argentinos relativizaron el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indicó que la carne procesada y los fiambres son cancerígenos para los humanos, y afirmaron que no se debe alarmar a la población ya que no hay evidencias en animales y sólo sospechas en humanos.
“Es importante llevar calma a la gente, porque la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), que depende de la OMS y se expide sobre productos cancerígenos, lo hace basándose en animales y humanos y categorizando los resultados en cinco grupos”, explicó a Télam la especialista en nutrición Mónica Katz.
Así, relativizó el estudio de la OMS conocido hoy, basado en el trabajo de un grupo de 22 expertos de diez países convocados por el Programa de Monografías de la IARC, quienes consideraron que hay “evidencia suficiente” de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal.
Los grupos mencionados por Katz son el 1, 2a, 2b, 3 y 4: “En el grupo 1 se ubican sustancias como el alcohol, el amianto, el arsénico, el tabaco y los rayos UV, que están relacionados con el cáncer; en el 2a se ubican sustancias probablemente cancerígenas, lo que quiere decir que hay evidencia limitada en humanos pero pruebas suficientes en animales”, precisó.
“El grupo 2b abarca a las sustancias posiblemente cancerígenas, categoría que es menor a ‘probable’ e indica que hay sospechas en humanos y no hay evidencia en animales de experimentación, grupo donde se ubican los fiambres y carnes procesadas que mencionábamos junto a productos como el café o el combustible diésel”, detalló Katz.
El grupo 3 abarca a aquellos productos que no se pueden clasificar como cancerígenos basándose en la información científica de la que se dispone hasta el momento, y el 4 contiene productos seguros o “probablemente no cancerígenos”.
“De todos modos hay que alertar sobre las sospechas y por supuesto que se trata de productos que no se pueden comer en la cantidad que uno quiera, pero estamos lejos de afirmar que los fiambres sean tan cancerígenos como el tabaco, como dijeron algunos medios”, enfatizó Katz.
La autora del libro “Más que un cuerpo” afirmó que “las carnes procesadas como la salchicha, los fiambres, chorizos o morcillas tienen nitratos, un conservante que es necesario para evitar el botulismo. Pero el exceso de nitratos en combinación con sustancias que están en la comida o en el agua genera nitrosaminas que sí tienen evidencia como generadoras de cáncer”, dijo. 

“Estos alimentos tienen aditivos que pueden aumentar el riesgo de cáncer, recomiendo tener prudencia con los mensajes que se dan.”
Rosa Labanca, Nutricionista.

Comentarios