Prevén “listas de espera cero” para cardiopatías pediátricas

Estiman que en los próximos seis meses las cirugías no tendrán demoras. El ministro de Salud aseguró que se está invirtiendo para eso. En el país nacen 5 mil chicos por año que requieren esa cirugía.

sábado, 6 de noviembre de 2010 · 00:00

 

El ministro Juan Manzur informó que se están invirtiendo 180 millones de dólares.

 

En el próximo semestre habrá «lista de espera cero» para operar a niños con cardiopatías congénitas, afirmó ayer el ministro de Salud, Juan Manzur, al inaugurar unas jornadas de evaluación en esas patologías, en un  programa que salvó a 1.200 chicos en los que va del año.

«La presidenta -Cristina Fernández de Kirchner- me indicó  expresamente que no quiere un solo chico en el país con problemas cardiovasculares que no tenga acceso a las cirugías, y por eso estamos haciendo una gran inversión para posibilitar las operaciones en tiempo y forma”, manifestó.

Manzur habló durante un acto en la sede de la cartera a su  cargo ante miembros de sociedades científicas, expertos, referentes provinciales del Programa Nacer y autoridades y jefes de los servicios de cardiología de los centros incluidos en el plan.

 

Inversión

En Argentina «nacen 5 mil niños por año que necesitan ser  operados del corazón, y esto generó obviamente cierto retraso en la lista de espera”, explicó y precisó que el Ministerio «está haciendo una inversión que supera los 180 millones de dólares» para reforzar las prestaciones en todo el país.

«El financiamiento -dijo- está destinado principalmente a la capacitación de los recursos humanos, el mejoramiento de la infraestructura hospitalaria y la adquisición de equipamiento de última generación”, a fin de «resolver las operaciones de corazón de acuerdo a los niveles de complejidad, lo más cerca del domicilio del niño y el bebé”.

En lo que va de 2010, el Programa de Cardiopatías ha llevado adelante más de 1.263 cirugías cardíacas a niños menores de 6 años en los 16 hospitales tratantes públicos, logrando resultados muy satisfactorios en su objetivo de reducir las causas persistentes de la mortalidad infantil, detalló la cartera sanitaria.

“Esta tarea está estrechamente relacionada con el descenso de la mortalidad infantil, que desde 2003 a esta parte ha disminuido sistemáticamente todos los años; hay un núcleo duro que está vinculado a patologías en los neonatos (bebés de hasta un mes) que estamos resolviendo porque son problemas congénitos”, dijo Manzur.

El ministro resaltó que hay factores como «el agua potable, las cloacas, el trabajo, la vivienda, la cultura y la educación, que también inciden positivamente sobre esos índices”.

«Este esquema de trabajo se está replicando en otras  patologías genéticas como displasia de cadera, pie bot y  malformaciones cráneo faciales”, agregó Manzur.

Según datos del Ministerio, en Argentina 1 de cada 100 niños nace con una cardiopatía congénita, de las cuales el 70% requieren operación. Cada año nacen en el país más de 5.000 niños que deben someterse a ese tipo de cirugía y el 46% no tiene obra social.

Comentarios