Salud – Diabetes : El plato del día

Maria Bordelois*
viernes, 8 de octubre de 2010 · 00:00

 

 

 

 

En mis tantos años como paciente diabética y aún hoy, me encuentro con muchísima gente que al enterarse de mi enfermedad lo primero que me dice es: “ah, no podés comer azúcar”. Esta afirmación a veces se acompaña de un dedito levantado y un categórico “no Pan, no Pastas, no Postres” (Las tres P).

Algunos agregan que la banana y la remolacha no están permitidas y que debería reemplazar el azúcar por miel.

Como un teléfono descompuesto, la información se va deformando y si fuera por los consejos del “saber popular”, los diabéticos estaríamos condenados a tomar agua y comer lechuga.

Estas frases, como estereotipos, se vienen repitiendo hace décadas. Y la buena noticia es que los avances en los tratamientos y la experiencia ganada con el paso de los años han logrado transformar estas ideas.

¿Nunca más un plato de ravioles? ¿Nunca más una porción de torta?

Fueron las consultas con distintos nutricionistas las que me llevaron a entender cómo se armaba un plan alimentario y sus distintos elementos.

Hoy, un paciente diabético que recibe información correcta y se controla, sabe que puede comer prácticamente de todo y que la clave está en moderar el tamaño de las porciones y preferir aquellos alimentos que tengan fibra.

Así como se reciben muchos comentarios que restringen y prohíben elementos en nuestra dieta, aparecen también productos diet, light, con gluten o aptos para diabéticos que de ninguna manera deberían considerarse libres.

Al contrario. ¿De qué forma se hace un dulce de leche sino con leche y azúcar?

Hay un dato en particular que quiero destacar y resulta ser un error muy frecuente: creer que la miel puede usarse como sustituto del azúcar.

Con los pacientes de los grupos, intentamos buscar la forma de que cada uno pueda “sostener” el tratamiento a lo largo del tiempo: resulta muy angustiante sentir que además de perder la salud, con la diabetes perdemos la posibilidad de gratificarnos con alimentos ricos y sabrosos.

Por ello, los invito a buscar información, a pedir consejo del profesional que nos da seguridad y confianza y por sobre todo desterrar la idea de que con esta enfermedad estamos condenados.

 

*Psicóloga Social, paciente con Diabetes tipo I hace 29 años. Para comunicarnos: consultaspordiabetes@hotmail.com

 

Comentarios