SUPERACIÓN PERSONAL

La conmovedora historia de un funcionario que hizo emocionar a todos

Damián Espíndola es subsecretario de Educación de Pilar. Compartió en Facebook la lucha que lo llevó a superar una afección congénita. Una reflexión sobre las dificultades y la dolorosa “normalidad”.
sábado, 8 de agosto de 2020 · 17:28

Damián Espíndola es, actualmente, subsecretario de Educación del Municipio de Pilar. Se lo puede definir como un producto de la educación pública. En sus aulas se formó y ejerce como profesor de historia. También es licenciado en educación y cursa un máster en política y gestión local. Joven, militante peronista e hincha de Racing.
Es, además, protagonista de una historia de superación que decidió compartir por primera vez en su cuenta de Facebook. Y que conmovió a todos los que la leyeron.
El disparador fue una película recientemente subida a Netflix. Wonder, que cuenta la historia de August, un chico que nació con una malformación que deforma su rostro y enfrenta la dificultad para integrarse en un mundo hostil a la diferencias. 
“Para mi sorpresa no pude parar de llorar, sé que me van a criticar, pero lloré mucho, no está mal llorar y abrazado con las personas que  amas. Sabía porque lo hacía”, contó Damián en Facebook.
“Quizás porque a mí como a muchos nos tocó dar muchas explicaciones sobre nuestras cicatrices, nuestras hojas de ruta como dice Julia Roberts en la película; que muestran nuestro recorrido, nuestras batallas”, cuenta.
Como August, Damián debió luchar con un problema de nacimiento: un labio leporino que condicionó buena parte de su infancia.  
“Es difícil contarle a Julia que su papá tuvo muchas operaciones para ser ‘normal’.  Que muchas veces pensé que era un monstruo y que me tocó tantas veces ser fruto de burlas por tener labio leporino”, cuenta.  

“De pequeño me resigné a que nunca iba a tener una línea simétrica en mi cara o un perfil parecido al otro”, recuerda. Y también la adversidad de haber nacido del lado equivocado de la grieta social: “Era muy difícil en esos momentos operarse,  salía todo muy caro y había que tener obra social y yo no sabía qué era eso”. 
También rescata a los “amigos que me defendieron cuando todo parecía caer y cuando en algún momento dejé de creer en mí me encontré con docentes de la escuela pública donde ‘caí’ que me dieron la seguridad para conducir un acto en 6º grado; y a pesar que muchos compañeros me cargaban porque no hablaba bien, ese día me di cuenta que sus papás me entendieron y eso fue la gloria”.
Recuerda el sostén de su madre y sus hermanas, el recuerdo de su padre fallecido. Y las pequeñas grandes batallas: “Todos los días jueves, una fonoaudióloga del Zubizarreta me enseñaba a comer; me acuerdo que con mi hermana Daniela nos comíamos un alfajor en el tren antes de llegar y la doctora me regalaba otro para practicar. Fue una alegría para la doctora cuando pude comer una pizza sin cubiertos, fue de grande, cuando me adelantaron el maxilar”. 
Hoy, junto a Eva, su compañera, tienen lecciones que darle a Julia, su hija de 6 años: “Que verdaderamente todos somos distintos y que la construcción de nuestra personalidad la hacemos en el reflejo de otro. Que la escuela muchas veces puede ser cruel pero es un pequeño mundo que refleja la sociedad, pero también es un espacio único de encuentro de subjetividades y que eso es hermoso a esa edad. Que siempre los adultos somos más crueles que los niños al prejuzgar, pero el valor de la amistad supera todo obstáculo”. 
Atravesó en su vida más de 18 operaciones. “Ya no preocupaban las cicatrices sino tener los huesos bien y poder tener una mejor calidad de vida”, dice. 
Pero hoy puede decir dónde está lo importante: “Quiero que Julia sepa que no hay nada más lindo que las cosas simples, que las que se manifiestan con un abrazo, que hay que cuestionar qué es lo lindo y qué es lo feo y que a los amigos se los elije con el corazón”. 

 

Extraordinario
“Wonder” (“Extraordinario” en Latinoamérica”) es la película que inspiró a Damián Espíndola a compartir su historia. Cuenta la vida de August, un niño que nació con un problema de deformidad facial. Sus padres evitaron que hasta quinto año fuera a la escuela, pero finalmente llega el momento de que lo haga, con las dificultades que eso lo obliga a enfrentar.
Protagonizada por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay, se puede encontrar en Netflix.

 

 

70%
Satisfacción
30%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios