Provincia busca tecnología para estirar la vida útil del Ceamse

El relleno sanitario debería cerrar el año que viene. Desde el OPDS apuntan a reducir la cantidad de desechos que recibe. Reciclado y generación de energía serán las claves para conseguirlo. 
 
domingo, 9 de septiembre de 2012 · 00:00

El Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) se fijó una meta de la que dependerá la sustentabilidad ambiental bonaerense para los próximos años: estirar la vida útil del Ceamse, el relleno sanitario donde va a parar la mayor parte de la basura que se produce en la Capital y el Conurbano.

El titular del organismo bonaerense, el pilarense José Molina, señaló que la manera de lograrlo está en reducir la cantidad de residuos que se envían diariamente a su disposición final. Reciclado y reutilización serán las palabras clave, junto con la utilización de la tecnología adecuada, señaló.

De todos modos, admitió que esas medidas sólo servirán para estirar los plazos en los que el Ceamse llegará a su inevitable colapso. Y que antes de que eso suceda, cada municipio –por sí mismo en asociación con sus vecinos- deberá resolver el problema de qué hacer con su basura.

Molina admitió que, a priori, la fecha límite para el cierre del Ceamse se ubica entre fines del año que viene y principios del 2014. Y prefirió no hacer previsiones acerca de qué tanto conseguirá estirarla con las políticas que ya comenzó a implementar. Pero asegura que todos sus esfuerzos están puestos en esa tarea.

 

Reducir

Dos recientes resoluciones emanadas del OPDS buscan reducir en cerca de 5 mil toneladas diaria la cantidad de residuos que recibe el Ceamse.

Una está dirigida a los residuos industriales no especiales, unas 2 mil toneladas al día, que ahora deberán ser pretratados por empresas especializadas antes de definir su disposición final.

La resolución señala que “por sus características particulares en torno a la posibilidad de aprovechamiento y a su volumen, los residuos industriales no especiales deben ser objeto de una gestión diferenciada de los restantes sólidos urbanos”. Así, insiste en que sus características permiten “disminuir el volumen de residuos que iría a disposición final”

La otra, prohíbe el ingreso al Ceamse de los restos de demoliciones y construcciones. Son unas 2.800 toneladas de áridos que, desde ahora, ya no ingresarán más al relleno sanitario.

Pilar había anticipado la medida desde hace tiempo, con el depósito creado en el predio de La Montonera, donde tienen, además, su destino los restos de poda. Aunque de vez en vez aparecen indicios de que también se dispondrían allí otros residuos no autorizados.

La otra apuesta tiene detrás un telón político. Es que pasa por presionar al gobierno de Mauricio Macri para que cumpla con el compromiso de reducir al menos al 50% la basura que la Ciudad de Buenos Aires dispone en territorio provincial.

 

Termo valorización

La mayor apuesta de la Provincia, sin embargo, pasa por la denominada termo valorización de los residuos, que consiste en transformarlos en energía eléctrica a partir de las altas temperaturas.

En mayo de este año, los intendentes de Lomas, Lanús y Esteban Echeverría, anunciaron la creación de una planta conjunta de termo valorización, que ya estaría en proceso de licitación por parte de la Nación.

Lo único que descartó Molina como política de tratamiento de residuos es el enterramiento, una práctica que definió como antigua.

De todos modos, no descartó que pueda utilizarse el sistema de los silos bolsa, que formará parte de la propuesta que, a nivel municipal, prepara la Secretaría de Salud Ambiental. 

Comentarios