Después del clásico, la violencia

Fue la nota negativa de la noche. Grupos de ambas parcialidades empañaron lo que había sido una fiesta del básquet local.
lunes, 18 de agosto de 2014 · 00:00

Fue una verdadera lástima ver cómo terminó el clásico más emocionante de los últimos años: al finalizar el partido, gente de ambas parcialidades protagonizó una pelea que incluyó trompadas, botellazos y hasta sillazos.

Apenas terminado el encuentro, ya con la victoria de Atlético consumada, un pequeño grupo de gente que alentaba al local -no eran del riñón del club, sino traídos desde las hinchadas de fútbol de la zona- celebró en la mitad de cancha frente a la parcialidad de Sportivo, lo que encendió la mecha.

Luego de varios intentos por calmar las aguas (cabe aclarar que la mayoría de los presentes buscó finalizar la noche en paz), un par de golpes cruzados desató los disturbios, mientras el grueso de ambos grupos prefería irse a su casa. Sillas que volaban, personas que eran golpeadas en el piso y demás imágenes empañaron la noche.

Un espectáculo vergonzante que involucró a hinchas de varios equipos, incluyendo gente mayor, profesionales, comerciantes que arruinaron lo que había sido una fiesta del básquet local. Vecinos entre sí, en definitiva, que desde ambos lados protagonizaron un papelón que no debería repetirse.

Comentarios