Se negó a pagar el alquiler a los tiros

Ocurrió en Manzares. El dueño quiso cobrar una deuda desde enero y el inquilino lo atacó a balazos.
jueves, 19 de junio de 2014 · 00:00

Un irascible inquilino que no quiso abonar la mensualidad de la casa donde vive, en la localidad de Manzanares, atacó a balazos al propietario de la misma.

Luego, ambos hombres se trabaron en lucha y finalmente llegó la policía, resultando aprehendido el atacante y secuestrándose el arma de fuego empleada.

Afortunadamente, a pesar de que en medio de la pelea se efectuaron dos disparos con una pistola calibre 22, no hubo que lamentar víctimas ni heridos.

Fuentes policiales confirmaron a El Diario que el hecho sucedió cerca de las 11 horas del miércoles en una vivienda ubicada al 700 de la calle De la Yunta de la localidad de Manzanares, cuando llamados telefónicos daban cuenta de una discusión entre dos personas de esa propiedad y disputaban de arma de fuego.

En pocos minutos arribaron al lugar dos móviles del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Pilar, con base en Fáima, y sus efectivos se encontraron con que allí había dos hombres en una pelea con golpes de puño que, en una lucha infernal, se disputaba un arma de fuego.

Los policías, tras darse a conocer, lograron separar a los dos individuos que estaban trabados en lucha. Recién entonces, recibieron los testimonios de ambas partes. Uno de los hombres, de 31 años, era hijo del propietario de las viviendas: el otro, de 67 años, inquilino de la casa que se encontraba en el frente del predio. Precisamente, ése era el motivo de la pelea entre los dos.

El de menor edad, en representación de su padre, había llegado al lugar a cobrar el alquiler de la casa, que arrastraba una deuda de varios meses, ya que el último  que se abonó, fue el correspondiente a enero de este año.

De mala manera, el inquilino de nacionalidad francesa, se negó terminantemente a saldar la deuda, lo que motivó que se generara una discusión entre ambos. La pelea pasó a mayores, hasta continuar con una violencia extrema a tal punto que el inquilino sacó una pistola con la que disparó en dos oportunidades al hijo del dueño.

Afortunadamente, no logró acertar a su oponente ya que éste ingresó a la cocina. Pero al cabo de unos segundos, otra vez los dos individuos se trabaron en lucha, tratando de disputarse el arma y fue precisamente en ese momento, que llegó la policía.

El arma -una pistola calibre 22 largo, marca Bersa con seis cartuchos intactos y dos disparados-, fue secuestrada inmediatamente, ya que el hombre de 67 años no contaba con tenencia ni portación acreditada oficialmente.

El inquilino fue aprehendido e imputado en una causa caratulada como “Portación Ilegal de Arma de Fuego de Uso Civil y Amenazas Calificadas” recayendo la misma en la UFI Nº 2 de Pilar a cargo de Leonardo Loinsterten.

Comentarios