Matan a empleada doméstica y detienen a su yerno y un sobrino

La víctima tenía 48 años. Aparentemente entraron a robar dinero que tenía para pagar una escritura. La mujer los descubrió y uno de ellos le dio dos puñaladas. Cayeron horas después.
viernes, 5 de julio de 2013 · 00:00

Una empleada doméstica fue asesinada ayer de dos puñaladas en su vivienda de Manuel Alberti, y por el crimen aprehendieron a su yerno y un amigo de éste, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho se desencadenó en una casa ubicada en Remedios de Escalada de San Martín al 900, casi esquina Las Casuarinas, en el centro de esa localidad.

Cerca de las 8, la hija de la víctima encontró el cuerpo de su madre en medio de un charco de sangre, primero llamó una ambulancia y al constatarse la muerte se comunicó con la policía.

Efectivos de la Comisaría 4ª de Alberti, al mando de su titular el comisario Carlos Cano, arribaron al lugar y encontraron a la víctima –de 48 años- identificada como Valeriana Cabral, hallada en el comedor de su  casa.

De acuerdo a los peritos de la Policía Científica “el cuerpo de la mujer presentaba dos profundas puñaladas”: una en la parte superior izquierda del tórax y la restante –la mortal según los pesquisas -en el sector izquierdo del cuello. Además, de acuerdo a los peritos, “el cuerpo presentaba golpes en el rostro. A su lado, se encontraba un trozo de almohada manchada con sangre, como si el asesino, luego de apuñalarla, hubiese intentado asfixiarla.

En la cama se halló gran cantidad de sangre, con lo cual se baraja la hipótesis de que la víctima fue atacada allí y luego ella misma logró llegar hasta el lugar donde fue encontrada sin vida.

Sobre la mesada de la cocina los investigadores encontraron una cuchilla tipo carnicero de unos 25 centímetros de hoja, manchada con sangre y que sería el arma empleada para dar muerte a la mujer.

Durante las primeras horas, fue maratónico el trabajo de los investigadores a fin de tomar declaraciones a amigos, vecinos y familiares para esclarecer el hecho.

Los policías comenzaron a recabar información a través de la hija, quien convivía con la madre, la pareja y sus cuatro hijos, dijeron las fuentes. Según la hija, ella no escuchó gritos ni ruidos que le llamaran la atención, por lo que los investigadores sospecharon del círculo íntimo de Cabral.

En ese sentido, los pesquisas determinaron que la mujer tenía guardado un dinero que iba a utilizar para abonar la escritura de la casa y creen que el móvil del crimen fue el robo.

Promediando la tarde, uno de esos familiares, más precisamente un sobrino de la víctima identificado como Diego Germán Cardozo de 28 años, ante las pruebas y  evidencias recolectadas en su contra, se quebró y confesó ante las autoridades ser el autor material del crimen de su tía paterna.

A su vez, el yerno de la víctima, identificado por la policía como Jonatan David Paso de 26 años, que en la casa contigua a la de su suegra y en el mismo terreno, fue detenido como cómplice de Cardozo. Justamente el yerno le habría franqueado la entrada a la casa, para que el asesino ingresara a la vivienda.

Intervino en el hecho la Unidad Funcional de Instrucción Nº 1 de Pilar a cargo de Washington Palacios. La autopsia del cuerpo se realizará hoy y el resultado determinará fehacientemente las causas de la muerte.

 

Perpetua  

Cardozo quedó imputado por el delito de “homicidio criminis causa”, que prevé la pena de prisión perpetua. Además, los investigadores detuvieron al yerno de Cabral, de 26 años, por considerarlo “partícipe necesario”.

 

Era para una escritura

El móvil, un dinero que tenía la víctima

Según la hipótesis policial, el asesinato de Valeriana Cabral se habría precipitado cuando el homicida fue a la casa, ya entrada la madrugada, a tratar de encontrar el dinero. La dueña de casa lo habría sorprendido y fue en ese momento que la apuñaló para luego darse a la fuga.

En tanto que el yerno permanecía en una habitación contigua en el momento del ataque. En el interrogatorio, ambos familiares  “se quebraron” y confesaron el crimen.

El titular de la Comisaría 4ª, comisario Carlos Cano, le dijo a El Diario “debido al gran trabajo de los efectivos a mi cargo y en colaboración con la Jefatura Distrital, se llegó al rápido esclarecimiento del homicidio. Acechados por las pruebas y testimonios contundentes, recolectados en la investigación, ambos familiares, se quebraron y confesaron detalladamente lo sucedido”.

Ayer, al cierre de la presente edición, allanaban la vivienda del acusado a fin de tratar de hallar el dinero robado y otros elementos de prueba.

Comentarios