Jubilada asegura que le dieron 100 pesos falsos en el banco

 Estaban en el dinero que le dieron por su jubilación. Se percató cuando quiso hacer compras en el almacén de su barrio. En el banco no se lo reconocieron. Habría otros casos más en la localidad. 
 
domingo, 9 de junio de 2013 · 00:00

 Elsa Luna es otro de los varios jubilados que han recibido billetes falsos de 100 pesos, con la imagen de Roca, en una entidad bancaria. Y reclamar que se lo cambien por uno verdadero en la caja donde lo recibió es una tarea más que difícil porque, generalmente, los empleados se niegan si quien percibió sus haberes se retiró de la entidad bancaria; aunque vuelva a los cinco minutos, o menos.

Para colmo de males, Elsa se moviliza en silla de ruedas y, como la gran mayoría, se retira de inmediato sin contar el dinero o intentar detectar alguno falso.
“Cobré mi jubilación el pasado 13 de mayo por ventanilla, guardé el dinero y me volví a casa inmediatamente sin ir a ningún otro lado”, recordó la mujer. Es más, adujo que ni siquiera tomó un remís, para volver al barrio Toro de Presidente Derqui. Esto lo cuento por si se pudieran abrir sospechas sobre el remisero en caso de un posible cambio con uno trucho sin que ella se diera cuenta.
Ya en su casa guardó el dinero “donde siempre, y nadie lo tocó porque soy muy detallista y me habría dado cuenta”. Por otra parte sólo vive con su marido y, oportunamente, viene una nieta de 12 años para hacerle algún mandado. “La mandé hasta un almacén a comprar algo con un billete de cien de los recibidos en el banco -dijo- pero no se lo aceptaron porque era falso, luego mi marido compró un lápiz detector y constató que era cierto”. Ella cobró su jubilación en la sucursal derquina del Banco Provincia, como desde hace años.
En tanto, a su marido Pocho Rosende le llama la atención que la cajera no se percatara de que el papel no era genuino. “Por años tocan los billetes y al simple tacto se dan cuenta cuando es trucho, es como un oficio lo de ellos”, dijo el hombre mientras que Elsa Luna recordó que quien le pagara “era morocha, de pelo negro largo y con anteojos”.
En paralelo, la jubilada asumió que “tenemos la mala costumbre de no contar el dinero en la ventanilla porque estamos apurados y, además, sabemos que detrás hay una cola que sale del banco y llega a la esquina”. De todos modos, también reconoce que ella nunca se habría dado cuenta del billete apócrifo.
A su vez Rosende alertó que el billete perdido corresponde a la denominación “G”. Perdido porque lo tiraron, “y para nosotros, que sólo vivimos de la jubilación, es plata, e ir a reclamar al banco, luego de hacer una cola de dos horas para que no me lo cambien es absurdo”.
Por consiguiente, Luna no descarta que de ahora en más, en la ventanilla del banco, marque con el lápiz detector cada uno de los billetes de 50 y 100 pesos con la imagen de Roca, “y los de Evita directamente no los voy a aceptar; en el barrio nadie los quiere porque hay muchísimos falsos”. n


Algunos detalles 
¿Cómo reconocerlos?
Desde su primer lanzamiento de 1992, se hicieron algunos cambios en la línea de billetes de 100 pesos con la imagen de Julio Argentino Roca. Incluyeron mejoras en los grabados, papel de un gramaje superior (el actual tiene 90 gr/m2) y una marca de agua de molde cilíndrico localizada, que reproduce el retrato del diseño orientado en el mismo sentido.
Para reconocer cuándo un billete es falso, si no se cuenta con la máquina de luz ultravioleta, el BCRA recomienda buscar si alguna de las siguientes características (que tienen los buenos billetes) no se presenta en él.
• Marca de agua: se puede ver mirando el billete al trasluz y viendo la imagen del prócer de esa denominación. Esa imagen debe reproducir fielmente el retrato. Por ejemplo, en el caso del billete de 100 pesos se observa a trasluz la cara de Julio Argentino Roca.
• Tinta de variabilidad óptica: sobre el número del valor del billete, en la esquina superior izquierda. Este número se ve verde o azul según el ángulo de observación.
• Hilo de seguridad: en la parte izquierda del anverso del billete. Se aprecia como una sucesión de segmentos plateados; al trasluz aparece una banda oscura y continua en la que se lee «BCRA», con el número del valor del billete.
• Impresión calcográfica: el retrato del prócer correspondiente y otras impresiones están hechas en calcografía, es decir que presentan relieve perceptible al tacto.
 

Comentarios