Cambia el relato original pero García sigue muy complicado

La cajera del peaje afirmó que el conductor le avisó: “llevo un atropellado”. Pero apareció otro testigo que indicó que no paró tras el accidente y que iba a 130 kilómetros por hora.
sábado, 23 de febrero de 2013 · 00:00

En la mañana de ayer prestó declaración en la Fiscalía de Pilar la empleada del peaje que atendió a Pablo Daniel García, el automovilista que atropelló a un ciclista y llevó su cuerpo por 17 kilómetros. Según la mujer, el hombre de 28 años avisó que llevaba un accidentado dentro del vehículo.

En tanto, Alberto Domínguez, abogado de la familia de la víctima, dijo que un testigo ocular del hecho declaró que García “ni siquiera detuvo su marcha: atropelló a (Reinaldo) Rodas y siguió, huyó a 130 kilómetros por hora y no se detuvo hasta el peaje”.

Teniendo en cuenta ambos testimonios la familia de la víctima pedirá agravar los cargos contra el hijo del periodista Eduardo Aliverti.

Echando por tierra las versiones que circularon durante las horas posteriores al episodio, Vanesa Iglesias, de 39 años, declaró que García conducía a una velocidad moderada y al llegar a la cabina afirmó: “llevo un atropellado”, en referencia al vigilador Reinaldo Rodas, a quien había impactado con su vehículo a la altura del Km. 51 de la Panamericana.

En cuanto a la disposición del cuerpo, dato clave para determinar si García tuvo o no intención de asistir a la víctima (ver aparte) la mujer aseguró que estaba dentro del vehículo, no sobresaliendo del mismo como indicaron las primeras versiones.

Cabe recordar que García, según el control de alcoholemia, presentaba 1,5 de alcohol en sangre, el triple de lo permitido. Sin embargo, como no se le extrajo sangre, no se podrá saber si además de borracho estaba drogado. Antes del accidente había estado en un boliche del corredor nocturno de Pilar.

 

Desacuerdo

Acompañados por sus abogados patrocinantes, Alberto Domínguez y Adrián Sabaris, tanto Catalina Ramírez –viuda de Reinaldo Rodas- como su hijo de 13 años y Corina, hermana de Rodas, también estuvieron en la fiscalía donde se entrevistaron con la fiscal que entiende en la causa, María Inés Domínguez.

Los letrados descalificaron las hipótesis que apuntan a que García podría haber seguido conduciendo con la víctima al lado para llegar con rapidez a un hospital. “García no entró al peaje diciendo ‘por favor, ayuda que traigo a un atropellado’, sino que una vez que se encuentra cara a cara con la cajera es que lo manifiesta”, afirmó Sabaris y aseguró que la explicación se dio después de “un cruce de miradas” con la cajera en la que ella le habría manifestado su desconcierto por la situación.

Asimismo, desmintieron las versiones que apuntaban a que García acomodó el cuerpo dentro del auto: “así como pegó Rodas contra el parabrisas, entró por el parabrisas como un misil, quedó con la cabeza baja, todo su cuerpo destrozado, las piernas quedaron contra el techo del vehículo y esta persona continuó a una velocidad de más de 130 kilómetros hasta que se detuvo en la cabina del peaje”, señaló Domínguez.

“Tuvo un lapso aproximado desde el lugar del impacto hasta el peaje de doce minutos conduciendo con una persona destrozada que le entró por el parabrisas como un mosquito y en ningún momento paró para llamar a una autoridad médica”, agregó Sabaris.

 

La familia

Horas antes, en diálogo con el programa radial Materia Prima (FM Plaza 92.1) Noemí Melendres, sobrina de Rodas, reflejó su decepción: “el caso de mi tío no se va a aclarar, la gente que tiene plata ya pagó”.

Y descartó las versiones que afirmaban que García se bajó del vehículo, acomodó el cuerpo y siguió presumiblemente con la intención de buscar ayuda: “¿Por eso siguió 17 kilómetros…? Ni la persona más ignorante puede llegar a pensar que fue así”. Y recordó que “el empleado de seguridad dijo que escuchó el ruido y no vio que paraba nadie”.

En cuanto a la posibilidad de que García haya intentado buscar ayuda, recordó que “a un par de metros tenés una salida, en cada puente tenés salidas, no es lógico”. “Queremos explicaciones, sobre todo el hijo”, concluyó.

 

Cambio de carátula

Los abogados defensores de la familia de Rodas advirtieron que buscarán un cambio de carátula para la causa, actualmente calificada como “homicidio culposo”.

En este sentido, el abogado Domínguez aseguró que “vemos una excelente predisposición de la fiscalía para investigar este hecho”.

Y aseguró que “la actitud de consumir 1,45 de alcohol y no haber parado nunca a auxiliar a la víctima configura un dolo eventual, la fiscal nos dijo que va a ser la primera en pedir el cambio de calificación legal y pedir la detención de García”.

 

El dato  

Nunca se sabrá si Pablo García estaba drogado porque en ningún momento tras el accidente se le extrajo sangre.

 

Procesan a cinco peritos 

La fiscal que entiende en la causa, María Inés Domínguez, le inició una causa penal a cuatro peritos y un médico de la Policía Científica bonaerense que no concurrieron a trabajar al peaje donde arribó la víctima.

Se trata de cuatro peritos de la Delegación San Miguel de la Policía Científica de la Policía bonaerense y de un forense del Cuerpo Médico de San Martín, quienes no llegaron al peaje donde había que procesar la escena, que era el auto donde yacía el cadáver de Reinaldo Rodas.

Comentarios