Detienen a banda de jóvenes del barrio Frino

viernes, 7 de septiembre de 2012 · 00:00

Una gavilla que asolaba al barrio Santa Ana de Presidente Derqui, fue desbaratada por la policía. Sus integrantes son dos menores de 16 años y un mayor de 20. Con respecto a este último, sería responsable, al menos, de cinco asaltos a mano armada ya que dos de sus presuntas víctimas coincidieron en su fisonomía y luego hay otras tres denuncias que apuntan a “un joven con la cara poceada”. La aprehensión de los precoces delincuentes se dio muy pocos minutos después que asaltaran a un trabajador de nacionalidad paraguaya cuando se dirigía a la parada del colectivo para luego llegar a la estación del ferrocarril San Martín.

Según voceros oficiales, siendo las 18.40 del miércoles último, el hombre caminaba por calle Bahía Darbel cuando se cruzó con los tres malvivientes. Nada extraño sucedió y él siguió camino, pero al cabo de unos 30 metros fue sorprendido por la espalda porque el mayor de los delincuentes le había apoyado un revólver en la nuca, mientras que sus dos cómplices inmediatamente comenzaron a revisarlo y a robarle sus escasas pertenencias.

De esa forma lo despojaron de unos 40 pesos, su tarjeta SUBE, un celular, zapatillas casi nuevas, una campera y un bolsito con ropa del trabajo. Pese a eso, esta vez la víctima pudo recuperar la totalidad de sus cosas porque inesperadamente aparecieron dos oficiales en un patrullero y no dudó en alertarlos.

Decir que uno de los ladrones tenía el rostro “como picado por la viruela” fue clave para los efectivos porque comenzaron una pronta búsqueda. A unas dos cuadras, más precisamente en la esquina de Darbel y Sarmiento, avistaron a la patota que no atinó a escapar luego de que un efectivo hiciera un disparo al aire con su arma reglamentaria.

Una vez identificados se comprobó que todos se domicilian en Frino, primer barrio del distrito de José C. Paz en su límite con Pilar por la ruta 234. Es que la proximidad les permitía venir a los barrios Santa Ana y Villa Luján para cometer algún asalto y luego retornar a su localidad sin que la policía sospechase que no eran de la zona.

El delincuente mayor puesto a disposición de la Justicia fue identificado por la policía como Miguel Ángel Ezeiza, de 20 años y domicilio en calle Toloza al 2800 del barrio Frino. En tanto, sus dos cómplices recuperaron la libertad en escasas horas por su condición de menores y porque no usaron armas en el delito comprobado.

Fuentes policiales acotaron que una ocasional mujer reconoció a Ezeiza cuando era esposado y, en medio de insultos, le recordó que pocos días atrás la había asaltado a ella también. Más tarde los oficiales comprobaron que tenían unas cinco denuncias en las que se imputaba a un “pibe con la cara llena de pozos”. Intervino en el caso la UFI Nº 3 de Pilar. 
 

 

Comentarios