Apuntan a un jefe policial por el triple crimen de General Rodríguez

Lo señaló Martín Lanatta, uno de los cuatro acusados. Incriminó a un oficial de la comisaría a la que correspondía el lugar donde aparecieron los cuerpos de Forza, Ferrón y Bina.
martes, 4 de septiembre de 2012 · 00:00

Martín Lanatta, uno de los cuatro imputados del triple crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, cometido en 2008 en General Rodríguez, se declaró hoy inocente en el inicio del juicio oral por el caso y acusó a un jefe policial local.

El acusado apuntó contra el jefe de calle del lugar donde  aparecieron los tres cadáveres en base a lo que le contó un preso que fue propuesto como un testigo por la defensa que considera que aportará más de lo que ya consta en la causa.

“Cuando estaba preso, un compañero me comentó lo de General Rodríguez y yo le dije ‘estoy acá por eso’ y me contestó que me quedara tranquilo que sabía que yo no tenía nada que ver”, afirmó ayer por la mañana Lanatta en su declaración de casi tres horas antes el

Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Mercedes.

 

“Garrón”

“Qué garrón que te estás comiendo. Yo sé que vos no sos el autor, fue un policía de General Rodríguez, jefe de calle, Darío Atrio”, agregó el imputado sobre lo que le contó el preso.

Lanatta (38) reveló que esta versión se la había relatado una persona a la que días antes de cometido los homicidios, el policía denunciado “le fue a cobrar una coima” a bordo de una camioneta negra en la que llevaba a Forza, Ferrón y Bina.

Según explicó el acusado, el testigo señaló que Atrio  llegó al lugar del encuentro, cerca de donde aparecieron los cadáveres y le dijo “estos se portaron mal”, en referencia a las víctimas.

Luego, Lanatta declaró ante los jueces Fernando Bustos  Berrondo, Graciela Larroque y Marco Barski que su relación con Forza se inició a fines de 2006 por un amigo que se lo presentó ya que aquel “tenía irregularidades porque había perdido un arma”.

“Mantuvimos muchas conversaciones telefónicas porque le gustaban los relojes de alta gama. Yo soy joyero y orfebre y le vendí varios relojes”, señaló el imputado mientras los otros acusados escuchaban en silencio y en la pequeña sala ocupada por periodistas y familiares de víctimas e imputados.

Lanatta contó que fue varias veces a la droguería de Forza y que allí conoció a Ibar Pérez Corradi, el acusado de ser el autor intelectual del triple crimen y prófugo en la causa.

“Me lo presentó Forza”, dijo el imputado y destacó que “tiempo después, ambos no se hablaban no sé bien por qué”.

“Pérez Corradi me ofreció trabajar con él en el tema de los medicamentos y me interesó la propuesta porque yo tenía la intención de poner una droguería de medicamentos oncológicos y de HIV”, afirmó Lanatta.

Respecto de los “problemas personales de dinero” que la  fiscal de juicio Marcela Falabella sostiene que había entre Forza y el mencionado prófugo, Lanatta consideró que “Pérez Corradi le hubiera financiado a Forza ochocientas veces la deuda antes de matarlo, para cobrar intereses”.

Además de formular sus preguntas, la fiscal de juicio le  mostró al acusado una presentación en Power Point en la que se vieron fotografías de distintas personas como las tres víctimas, la esposas de éstas, Pérez Corradi y los condenados por la denominada “ruta de la efedrina” como Ricardo Martínez, Jesús Martínez Espinoza y Mario Segovia, para saber si los conocía.

 

Hipótesis

Acción coordinada

Antes de la declaración de Lanatta, la fiscal Falabella había hecho una exposición en la que consideró que los cuatro acusados “estuvieron todos de acuerdo y no hubo subordinación sino coordinación” tanto en el secuestro como en los homicidios.

Sólo Martín Lanatta llega preso al debate. Se sentó junto a los otros imputados, Cristian Lanatta (37), Víctor Schillaci (30) y Marcelo Schillaci (31).

Cristian Lanatta y su hermano Martín son defendidos por el mismo abogado, Roberto Casorla Yalet, quien esta mañana consideró que ninguno de los dos conocía a Forza “lo suficiente” para “llevarlo engañado” y luego asesinarlo junto a Bina y Ferrón.

En tanto, los hermanos Schillaci son defendidos por Omar  Daer, quien dijo confiar en que el tribunal “con buen criterio resuelva favorablemente la situación” de sus clientes.

Comentarios