La Corte dejó firme la condena perpetua a Carlos Carrascosa

Está preso por el crimen de su esposa. El máximo órgano judicial bonaerense desestimó una presentación de la defensa. Ahora, sólo le queda la instancia del tribunal supremo de la Nación.
 
martes, 11 de septiembre de 2012 · 00:00

La Suprema Corte de Justicia bonaerense dejó firme ayer la prisión perpetua a la que fue condenado Carlos Carrascosa por el crimen de su esposa, María Marta García Belsunce, al rechazar dos recursos de nulidad de la condena.

De acuerdo al fallo al que Télam tuvo acceso, el rechazo a la nulidad de la condena impuesta en segunda instancia por la Sala I del Tribunal de Casación Penal bonaerense se adoptó por razones procesales y no de fondo.

Es que los jueces Luis Genoud, Héctor Negri, Daniel Soria y Eduardo Pettigiani, consideraron que algunos planteos debieron haberse presentado en recursos de “inaplicabilidad de la ley” y no de “nulidad” como lo hicieron Carrascosa y su defensa técnica.

Aludieron a que “agravios referidos a la garantía de la doble instancia, la apreciación de la prueba, la validez de la acusación alternativa, entre otros, vinculados a infracciones constitucionales y, en definitiva, supuestos errores de juzgamiento, desbordan el marco habilitado por el recurso extraordinario de nulidad deducido”.

Asimismo, el planteo por la “omisión de cuestión esencial”, correctamente entablado a través de un recurso de “nulidad”, fue desestimado pero por insuficiente.

“Ya en sus primeros fallos, esta Corte ha señalado que las  cuestiones vinculadas a la interpretación y alcance de las leyes, cuando exigen confrontar lo decidido con la Constitución Nacional, deben ser encauzadas por medio del recurso de inaplicabilidad de ley”, expresa el fallo.

Los ministros añaden que “no se trata aquí de dar pábulo a  una interpretación ritualista en desmedro del acceso a la  jurisdicción, sino del cabal respeto por las normas de asignación de competencia a esta Suprema Corte, que, reguladas con base en normas impuestas por el constituyente, no generan duda alguna, ya que rigen desde hace muchas décadas”.

“En definitiva, resulta de aplicación al caso el acendrado  criterio de este Tribunal en el sentido de que las eventuales  violaciones de garantías constitucionales, así como de preceptos legales, resultan materia ajena al acotado marco de actuación propio del recurso extraordinario de nulidad”, concluye.

Uno de los abogados del viudo, Alberto Cafetzoglus, adelantó a Télam que junto a su colega Diego Ferrari analizarán el fallo y volverán a apelar la condena en la instancia superior, que ahora es la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

 

Idas y vueltas

En 2007, Carrascosa fue absuelto del homicidio por el  Tribunal Oral en lo Criminal 6 de San Isidro que sí lo condenó a cinco años y medio de prisión por el encubrimiento agravado del crimen, pero al mes recuperó la libertad.

El fiscal de la causa, Diego Molina Pico, apeló ese fallo  ante el Tribunal de Casación provincial que en julio de 2009 condenó al viudo a prisión perpetua por homicidio agravado por el vínculo de su mujer.

Días después la defensa solicitó la absolución de Carrascosa ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense que comenzó a tratar el caso.

Mientras tanto, en abril de 2010, Carrascosa presentó una  demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que reclamó su libertad, dijo que es inocente y pidió un resarcimiento económico por parte del Estado.

En diciembre de ese mismo año, el viudo pidió que se le  conceda la prisión domiciliaria por sufrir un taponamiento de casi toda su arteria carótida y otras patologías respiratorias y cardíacas. Pero en febrero de 2011, la Cámara de Apelaciones y Garantías de San Isidro le rechazó el pedido.

Un día después del fallo de la Cámara, Carrascosa pidió a la Corte bonaerense presentarse en una audiencia pública para reclamar que se revoque la condena a prisión perpetua a la que calificó de “injusta”.

Finalmente, en noviembre de 2011, la Corte nacional rechazó por inadmisible un recurso extraordinario presentado por la defensa de Carrascosa contra el fallo de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de San Isidro que se había opuesto a un “habeas corpus” mediante el cual el viudo había intentado impugnar la prisión preventiva.

 

“Indignado”
Apenas conocido el fallo de la Suprema Corte provincial, Carlos Carrascosa manifestó su disconformidad: “Estoy indignado, tres años para decidir no ir al fondo, es increíble”, sostuvo en declaraciones al diario La Nación.

 

Comentarios