A Trías le dieron domiciliaria para que amamantara a su beba

Así lo explicó la Justicia. Tiene una pequeña que era hija de la víctima. Esperará el juicio en la casa de sus padres y además le colocaron una tobillera para que no viole el beneficio.
sábado, 4 de agosto de 2012 · 00:00

La joven acusada de asesinar a su pareja con agua hirviendo fue beneficiada con un arresto domiciliario con tobillera electrónica, debido a que tiene una beba a la que debe amamantar, informaron ayer fuentes policiales y judiciales.

La decisión fue adoptada por el juez de Garantías 6 de San Isidro, con base en Pilar, Nicolás Ceballos, en favor de Florencia Soledad Trías (19), quien fue trasladada desde la comisaría 7ª de Los Cachorros hasta la casa de sus padres, ubicada en la localidad de Manuel Alberti.

Según dijeron voceros policiales, la joven fue llevada por efectivos del Servicio Penitenciario bonaerense, quienes le colocaron una tobillera electrónica que permite controlar a distancia que no se aleje del domicilio.

En tanto, fuentes del juzgado explicaron que la medida fue concedida en base a la ley 13.943, que prevé la prisión domiciliaria para casos excepcionales y por cuestiones humanitarias, entre ellos los de mujeres con hijos menores de cinco años.

El 11 de junio pasado, a Trías se le había dictado la prisión preventiva por el homicidio de su concubino, Luis Matías Cuello (24), con quien tenía una hija de 6 meses, y la defensa de la joven pidió que se le morigerara la medida en función de que su beba aún estaba en período de lactancia.

Entonces, se realizó un informe socio-ambiental en el que una asistente social determinó que la imputada contara con un dormitorio para permanecer junto a su hija y que su grupo familiar, en especial su madre, podía brindarle contención afectiva, acompañamiento y sostén.

Por su parte, un psicólogo y un psiquiatra dictaminaron que “el vínculo materno filial (...) no resultaría de riesgo para la menor en este momento y se observó a una madre conectada con las necesidades de su hija y una bebé que demanda atención”.

A su vez, el Servicio Penitenciario bonaerense informó que el domicilio familiar era apto para instalar el sistema de monitoreo electrónico, por lo que el traslado se ejecutó el miércoles al no haber oposición de ninguna de las partes.

Trías fue detenida por personal de la Subdirección Departamental de Investigaciones (SubDDI) de Pilar el 15 de junio, una semana después de que muriera su pareja y padre de su beba, como consecuencia de la gravedad de las quemaduras que ella le había provocado.

La joven, que estuvo prófuga, fue imputada bajo la calificación de “homicidio simple” y no “calificado por el vínculo” -con pena de prisión perpetua-, porque a pesar de que estaba en pareja y convivía con la víctima no estaba casada.

La imputada aguardará ahora en su casa paterna la finalización de la investigación para enfrentar un juicio oral y público en el que puede recibir condena de entre 8 y 25 años de prisión.

 

Qué ocurrió

El hecho que le imputan ocurrió el 15 de abril durante una discusión que mantuvo con Cuello en la casa en la que vivía, situada en Almonacid y Oliden, en Manuel Alberti.

Según tiene acreditada la Justicia, la joven le arrojó a Cuello agua hirviendo de una pava eléctrica, lo que le provocó al joven lesiones en la mitad del cuerpo y a ella en las manos.

Cuello estuvo internado 22 días, primero en el Hospital  Sanguinetti de Pilar y luego en la Clínica Modelo de Vicente López, pero murió debido a las graves infecciones provocadas por las quemaduras.

Familiares de Cuello declararon que la pareja tenía una relación conflictiva y que aparentemente Trías lo golpeaba, ya que el muchacho iba a trabajar con marcas que no sabía explicar.

Luis Cuello, padre de Matías, contó a la prensa que Trías nunca les dejó conocer a la beba y amenazaba a su hijo con no dejársela ver y llegó a escribir en Facebook “Ojalá que te mueras”.

 

8 a 25

Es la pena, en años, que podría recibir Florencia Trías por el delito del que se la acusa: homicidio simple.

Comentarios