Susana Aguiar: “Yo de estos jueces espero cualquier cosa”

La madre de Gisela Vallejos se enteró el miércoles que el asesino de su hija fue liberado hace tres meses. Apela a la condena social y afirma que le hará un escrache en el barrio donde vive el criminal.
viernes, 31 de agosto de 2012 · 00:00

“Hoy trato de encerrarme en mi casa y no tener mucho contacto con los demás porque me tocás y grito, es mi reacción natural”, afirma Susana Aguiar mientras junta fuerzas para seguir hablando cuando un nuevo revés vuelve a sacudirla

Su hija, Gisela Vallejos, fue asesinada el 26 de noviembre de 2000. Tras una lucha incansable, consiguió que cuatro años después la Justicia diera con el asesino, Ariel Leiva. Dos años después, en 2006, fue condenado a 14 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 6 de San Isidro, el mismo que el último 22 de mayo tomó la determinación de liberarlo.

Horas después de conocer esta resolución, Aguiar habló con el programa Materia Prima (FM Plaza 92.1) donde reconoció que “es un día bastante duro, pero será un proceso más que tendré que digerir porque otra opción no tengo. Es mejor saberlo”.

La información le llegó tres meses después de haberse concretado la liberación, algo que -asegura- venía presintiendo. “Quise que me lo confirmen –manifestó- y fue otra mamá la que me confirmó, era necesario saber la verdad. Lo que más me indigna es que el mismo tribunal que lo condenó es el que le da la libertad”.

 

-¿Por qué se enteró de esa manera?

- Yo había viajado a La Plata porque tenía una entrevista con Martín Ramos Padilla que es el director de Ayuda y Protección a la Víctima porque estoy pidiendo la causa, pero como está en Casación lleva todo un trámite. Le pedí como mamá que me lo averiguaran ya, entonces me confirmaron que el 22 de mayo le dieron la libertad, siendo que un abogado me hizo el favor de traerme los fundamentos de sentencia y el veredicto el 21 de mayo. ¿No le pudieron decir el 21 de mayo esto? Fue una tomada de pelo. Yo de estos jueces espero cualquier cosa.

 

Bajo juramento

Ariel Leiva fue condenado hace casi seis años pero la condena aún no se encuentra firme dado que su defensa recurrió al Tribunal de Casación y desde agosto de 2010, momento en que recibió el expediente, dicho tribunal aún no se expidió.

El 22 de mayo fue liberado bajo la figura de “Caución juratoria” mediante la cual el imputado queda libre bajo la promesa jurada de cumplir fielmente con las condiciones impuestas por el juez y de presentarse siempre que sea llamado el magistrado y fijar domicilio, del que no puede ausentarse sin conocimiento y autorización del mismo.

En el momento de la investigación, las pericias psicológicas realizadas a Leiva determinaron que se trata de un individuo “peligroso para sí mismo y para los demás” y que “no alcanza en modo alguno la posibilidad de declarar la imputabilidad del acusado por su conducta”.

 

-Parece haber una contradicción, el Tribunal dejó en claro que Leiva no es inimputable pero por otro lado le dieron 14 años porque tuvo una infancia difícil…

- Él sabía lo que hacía pero le alivianaron la pena porque no tuvo familia, porque lo violaron. ¿Y a mi qué carajo me importa? ¿Qué culpa tenía mi hija? Si Casación al año que sus abogados apelaron hubiera dejado la sentencia firme, Leiva cumplía los 14 años.

 

-Casación no dejó firme el fallo y esto habilitó la libertad de Leiva.

- No y estoy pidiendo que la dejen firme. No pueden ganar 30.000 pesos por mes y no trabajar. Esta Cámara Nº 3 de Casación lo hizo con un montón de casos. Me parece terrible, lo protegen cuando lo detienen y también cuando lo liberan. Ellos protegen asesinos, ¿Cuál es el mensaje para la sociedad: andá, matá, estás un par de años y salís?

 

-¿Qué va a hacer desde lo jurídico?

- En realidad no sé, pero hasta lo que sé no se puede hacer mucho. A él lo benefició el 2x1. Él salió bajo caución juratoria, no es libertad definitiva. Están trabajando para conseguirme en qué condiciones salió en libertad. Yo voy a ir al lugar donde vive, la localidad de Almirante Brown, y voy a pegar afiches de Gisela, un escrache. Nada más porque no soy asesina. A mí y a mi familia me tendrían que haber protegido. Él para la ley ya cumplió.

 

El desamparo local

“Háganse cargo de lo que pasa en Pilar”

En los últimos meses, Susana Aguiar tuvo una activa participación en las marchas organizadas por Claudio Milens en pedido de justicia por el asesinato de su hija Carla, en junio de 2011.

Al respecto, la mamá de Gisela Vallejos afirmó: “Acompañé a los Milens y no lo hice por ningún beneficio, lo hice y lo volvería a hacer cuando vea a un padre con una foto como un infeliz pidiendo que lo ayuden, a sus gobernantes que colaboren”. Y sin rodeos, agregó: “ellos (los gobernantes) se siguen cagando en la gente y les molesta, nadie se pone en los zapatos del otro. Háganse cargo de lo que pasa en Pilar”.

De todos modos, Aguiar destacó el apoyo recibido por la comunidad de Pilar en general: “No quiero saber qué hubiera sido de mí si nadie me hubiera escuchado”.

Comentarios