A media cuadra de la comisaría, lo robaron cuatro veces en un año

Es un maxikiosco ubicado en la Avenida de Mayo, a 50 metros de la dependencia policial. Ayer por la madrugada, los delincuentes cortaron los candados e ingresaron al local cerrado.
 
domingo, 29 de julio de 2012 · 00:00

Un nuevo robo sufrió un local comercial de la Avenida de Mayo, en Derqui. Es que en el último año ya sería el cuarto hecho similar contra el maxikiosco y locutorio denominado Droopy, y tanto su propietario como los empleados y comerciantes cercanos no logran comprender los asaltos y robos ya que está ubicado a escasos 50 metros de la Comisaría 2ª.

De acuerdo a una empleada del comercio, el último caso se perpetró en la madrugada de ayer. De nada valieron los candados de seguridad que tenía la puerta de la cortina metálica porque los delincuentes los habrían cortado.

Una vez adentro se habrían iluminado con linternas para poder hacerse de cartones de cigarrillos, encendedores, golosinas, y el dinero en cambio que había quedado en la caja.

Si bien en las primeras horas de ayer se desconocía el monto de lo robado, las empleadas estimaban que había superado  los 3 mil pesos.

Pese a eso los malhechores no robaron la fotocopiadora ni afectaron el sistema del locutorio que funcionaba perfectamente.

 

Sin datos

El dueño del comercio es un comisario retirado, que posee otro comercio similar sobre la misma y principal arteria de Presidente Derqui. Pero el segundo negocio no habría sufrido la misma cantidad de delitos.

La sorpresa de la empleada que llegó para abrir el maxikiosco fue inmediata al ver los candados rotos, y enseguida fue hasta la mujer que atiende el tradicional escaparate de diarios y revistas de la esquina de Avenida de Mayo y San Martín.

La joven supuso que, por su temprana llegada, podría haber visto a los ladrones. Sin embargo desconocía que los sábados la trabajadora abre el kiosco poco cerca de las 7, y no antes de las 6 como lo hace de lunes a viernes.

Además, se especula con que los malvivientes tuvieron muy en cuenta eso al momento de decidir a qué hora cometer el robo, y todo sugiere que fue entre las 4.30 y las 5.30 de la madrugada. Desde la parte afectada hay serias dudas de que la policía logre dar con los ladrones “porque eso nunca ocurrió en los robos anteriores”. No obstante, en ámbitos policiales se tenía la esperanza de que una de las cámaras de seguridad instalada sobre la avenida pueda haber filmado algo y, así, intentar identificar a alguno de los sujetos que, nuevamente, robaron con total impunidad a muy escasa distancia de la comisaría.

Comentarios