Violaron a una chica de 18 años a plena luz del día

La víctima volvía de anotarse para rendir unas materias en la escuela. Dos jóvenes la amenazaron con un cuchillo y uno la sometió.
miércoles, 18 de julio de 2012 · 00:00

Una joven de 18 años fue violada por un sujeto que contó con la complicidad de otro para, primero, abordarla y amenazarla de muerte. El hecho tuvo lugar en Presidente Derqui, más precisamente en el barrio Los Laureles. Si bien la policía tomó cartas en el asunto, en base a la descripción fisonómica dada por la víctima, aún los delincuentes no fueron detenidos.

Fuentes oficiales señalaron que todo comenzó luego de las 13 del último viernes cuando una ex estudiante de la Escuela Media Nº 2 retornaba a su domicilio ubicado sobre calle Polonia.

Había ido a su antiguo colegio con el fin de poder anotarse para rendir algunas materias pendientes del último año. Fue el último día de clases antes del receso invernal y ella se aprestaba a almorzar con sus familiares.

En paralelo, se sabe que dos individuos, de entre los 20 y 25 años, hacía media hora que charlaban en ese lugar; como esperando a alguien. Hubo sospechas de vecinos, pero nadie atinó a alertar al 911 o a la Comisaría 2ª.

A resultas, se desató el cruento episodio porque cuando la jovencita pasaba por la plazoleta que está sobre Egipto y Polonia, fue abordada por los malvivientes. Primero creyó que todo se remitía al casi habitual pedido de monedas de los jóvenes que paran allí todas las tardes y, en particular, los fines de semana. Pero cuando vio que no le pedían monedas pensó en el robo de sus pertenencias. Y éste habría sido el mal menor que nunca sucedió.

A cambio, uno de los delincuentes le apoyó un filoso cuchillo de mesa en el cuello y luego ambos la obligaron a ir con ellos hasta un lote casi baldío, de altos pastizales, y con restos de lo que alguna vez fue una vivienda. Desde la plazoleta hasta ese lugar hay algo más de 100 metros que los depravados hicieron llevándola bajo amenaza de muerte, y ningún vecino u ocasional peatón se percató de nada.

Una vez en el lugar la adolescente fue despojada de sus prendas y obligada a acostarse en el suelo. Después uno de los malvivientes la sometió sexualmente mientras que su cómplice hacía de “campana”.

Ya con su perverso propósito logrado el violador le reiteró amenazas de muerte y advertencias: “Si hacés la denuncia sos boleta, mirá que sabemos dónde vivís y todo lo que hacés”. Acto seguido los dos sujetos se perdieron entre las sinuosas calles de Los Laureles.

La víctima optó por llegar a la casa de un tío para que la llevara rápidamente a la comisaría. En la seccional hizo la denuncia con los datos fisonómicos de los delincuentes y otros que serían muy importantes en la causa. Luego fue derivada para una atención sanitaria y psicológica.

En tanto, la Policía Científica inspeccionó el predio baldío intentando dar con rastros que permitan dar con los autores del hecho.

Comentarios